7 trucos para acelerar tu smartphone y mejorar su rendimiento

7 trucos para acelerar tu smartphone y mejorar su rendimiento

Todos los smartphones del mercado se vuelven más lentos con el paso del tiempo. Es completamente normal, sobre todo en dispositivos más económicos con hardware más modesto. Si un móvil va lento no es motivo para cambiarlo a la primera de cambio: hay varias cosas que puedes hacer para remediarlo. Hoy te contamos 7 trucos para acelerar tu smartphone y que sea más rápido haciendo la mayoría de acciones. ¡Sirven para todos los modelos!

Cómo mejorar la velocidad de un móvil en 7 pasos
Un smartphone comienza a ir más lento con el paso del tiempo por culpa del almacenamiento, el uso de ciertos apartados, la mejora de apps y juegos y las actualizaciones. Si pones en práctica los 7 trucos verás una mejora en la velocidad de tu smartphone y una mejora en su rendimiento general.

Paso 1 – Libera espacio de almacenamiento
El almacenamiento es uno de los principales motivos por los que un móvil puede ir más lento. El hecho de tener un chip de almacenamiento sólido no significa que su rendimiento no pueda disminuir. Cuando esté casi lleno comenzará a ir más lento en las lecturas y escrituras.

Liberar grandes cantidades de almacenamiento interno puede darle un respiro a tu dispositivo y hacer que vaya más rápido. Puedes borrar fotos, archivos grandes, conversaciones o utilizar apps como Files By Google para eliminar todo lo que no te hace falta de un plumazo.

Paso 2 – Borra aplicaciones que no utilizas
Estamos seguros de que en tu móvil hay una gran cantidad de aplicaciones que no utilizas. Las instalaste en su día para utilizarlas una vez y se han quedado ahí. Estas no solo consumen espacio del almacenamiento interno.
La mayoría de apps se conectan a Internet varias veces al día y corren en segundo plano a la espera de notificaciones o avisos. Tener cientos de apps conlleva cientos de procesos diarios. Eliminar las aplicaciones que no utilizas podría liberar trabajo de la RAM, mejorar el rendimiento e incluso ahorrar batería.

Paso 3 – Elimina las animaciones del sistema
Este truco es uno de los más antiguos que existen. Cada vez que realizas cualquier acción en un móvil Android hay una animación que sucede. Por lo general solo dura unos instantes, pero requiere procesamiento 3D, hace trabajar al procesador y consume batería.

Desde los ajustes de desarrollador se pueden eliminar las animaciones del sistema. También existe la posibilidad de hacerlas más veloces, aunque es solo una ilusión. Eliminarlas hará el sistema más «feo», pero más rápido y eficiente. Si tienes problemas serios de velocidad es una muy buena opción.

Paso 4 – Apaga tu teléfono 5 minutos cada pocos días
Es algo que muy pocos usuarios hacen y que puede darle un respiro a tu dispositivo. Es bastante recomendable apagar el móvil cada 4 o 5 días durante 5-10 minutos. Esto le dará un respiro al procesador y diferentes chips. No hará magia, pero sí podría mejorar ciertos aspectos.

Paso 5 – Busca las versiones Lite de las apps
Muchas de las aplicaciones que utilizas en tu día a día tienen una versión Lite vas liviana, simple y que consume menos recursos. Algunos ejemplos son Google Maps, Facebook, Instagram, Messenger…

Estas aplicaciones Lite son más fáciles de mover y perfectas para los smartphones más modestos a los que cada vez les cuesta mover más las versiones normales.

Paso 6 – Actualiza tu móvil a la última versión
No debes tener miedo a actualizar. Algunos usuarios pasan meses con actualizaciones pendientes y no las instalan por miedo a perder datos o cambiar ciertas partes de la interfaz. La mayoría de actualizaciones llegan para solucionar fallos e implementar optimizaciones del sistema. Si tienes alguna pendiente te recomendamos que la instales.

Paso 7 – Reinicia tu teléfono de fábrica de vez en cuando
Apagar el móvil unos minutos puede ser de ayuda, pero restablecerlo de fábrica dará otra vida a tu terminal. Si comienza a ir muy lento es muy recomendable hacer una copia de seguridad y restablecerlo de fábrica desde los ajustes.

Este proceso eliminará todos los datos del dispositivo y lo iniciará como si lo acabases de sacar de la caja. El resultado será un móvil bastante más rápido y sin los lastres que tenía antes. Si tu móvil tiene algún tiempo deberías hacerlo cada 3 o 4 meses.

Si realizas todos estos pasos te aseguramos que tu móvil comenzará a ir más rápido y acelerará buena parte del sistema.

Ciencia y Tecnología