Si el Che viviera se avergonzaría de López Obrador

Si el Che viviera se avergonzaría de López Obrador

La Jabalinada / Bruno Cortés

El presidente de México, López Obrador, se excusa de no ir a la Cumbre de las Américas con el ridículo argumento de que no puede haber cumbre si no participan todos los países del continente, imagínate que el Che Guevara dijera si no van todos los países del mundo no voy a la ONU, que sería del Che si rehuyera al debate, si tuviera miedo de enfrentar al imperio.

En Twitter el Senador Emilio Álvarez Icaza, fustigaba también la posición de López Obrador diciendo “El excluyente pide inclusión.  Desde el 2018, #AMLO no ha tenido una sola reunión conjunta con la oposición en #México para escuchar e incluso corregir acciones en un espacio plural. Pero exigía a @POTUS ser “incluyente” e invitar a gobiernos dictatoriales a la Cumbre en #LA.

Basta recordar el histórico discurso del Ché en la ONU:

“¡Patria o muerte!”, exclamó con energía el Ministro de Industrias de Cuba, Ernesto Che Guevara, al cerrar su histórico discurso del 11 de diciembre de 1964, cuando el líder revolucionario representaba al país caribeño en la Asamblea General de Naciones Unidas.

En su alocución, Guevara defendió la soberanía de Cuba y, en plena Guerra Fría, habló de “las naciones no alineadas que luchan contra el imperialismo, el colonialismo, y el neocolonialismo”.

Pero en definitiva el presidente López Obrador no está listo para este nivel de debate contra sus pares del imperialismo, el colonialismo y la esclavitud de Latinoamérica.

También lo dijera Silvio Rodríguez: Aquí se queda la clara, la entrañable transparencia, de tu querida presencia Comandante Che Guevara. Tu mano gloriosa y fuerte sobre la historia dispara cuando todo Santa Clara se despierta para verte.

Es una pena que quien trata endeblemente o por lo menos en un doble discurso de defender la dignidad latinoamericana, deje de lado la cultura, la cultura en todas partes, en las fábricas, en el campo, en las ciudades, es una pena que no copie las formas trascendentales de lo que defiende, es fácil abrirse al debate, lo difícil es subirse y dar la cara.

Si Cuba, una islita que solo produce caña, arroz y carnita de puerco, ha podido impulsar a sus médicos, a la investigación, a los deportistas, es una pena que López Obrador no de la cara por estos sectores, es vergonzante que trate de cargar la dignidad, a media asta, y jugar al doble discurso por un lado firmando un tratado de libre comercio, símbolo del neoliberalismo y por otro pedir la inclusión para no dar el debate.

Hasta la Victoria Siempre, querido comandante Che Guevara

 

Columnas