¿Llevar gafas significa ser más inteligente?

¿Llevar gafas significa ser más inteligente?

Admítelo: si ves a alguien que lleva gafas, crees que esa persona tiene más posibilidades de tener un coeficiente intelectual superior a la media.

Como antiguo ayudante del fiscal del distrito del Bronx y autor del artículo jurídico «Eye See You: How Criminal Defendants Have Utilized the Nerd Defense to Influence Jurors’ Perceptions», Sarah Mariucci me dijo que las gafas están «asociadas a la lectura, a una cantidad significativa de lectura en los días de la infancia, a ser un «nerd», una persona inteligente».

Este hecho me ha hecho sentir una gran envidia por la gente que lleva gafas. Acabo de someterme a un examen ocular y, como en todas las pruebas anteriores, se ha comprobado que tengo una visión perfecta.

Pero, ¿debería preocuparme? ¿Necesitar gafas significa que eres más inteligente? ¿Y de dónde vienen nuestros estereotipos buenos y malos sobre las gafas?

Ese es el tema del más reciente episodio de mi podcast, «Márgenes de error», en el que vamos más allá del ciclo de noticias y abordamos los temas a los que nos enfrentamos cada día.

Resulta que la historia de las gafas es mucho más compleja de lo que imaginaba.

Aunque es probable que las gafas se inventaran por primera vez a principios del siglo XIII, no proliferaron realmente hasta el siglo XVIII, cuando se empezaron a fabricar gafas con patillas, para poder caminar sin que se cayeran.

Al principio, las gafas no estaban de moda, ni mucho menos eran algo moderno.

Neil Handley, curador del Museo de la Asociación Óptica Británica, me dijo que mirara a las personas de los primeros cuadros que llevaban gafas: «Son prestamistas. Son avaros, son funcionarios del gobierno… personas que desearíamos que hicieran la vista gorda, pero no lo hacen».

¿Miserables? ¿Prestamistas? Según Handley, este prejuicio contra las gafas —que a menudo no era más que un antisemitismo apenas disimulado— era tan generalizado que la gente que necesitaba gafas simplemente no las usaba.

Pero no era solo la gente normal la que se preocupaba por su aspecto si llevaba gafas. También era una decisión muy calculada para los políticos de alto nivel.

Handley mencionó que Adolf Hitler era un ejemplo notorio de alguien que llevaba gafas, pero se negaba a ser fotografiado con ellas. No era el único líder mundial que evitaba ser visto con sus lentes. De hecho, en los retratos oficiales de la Casa Blanca, solo tres presidentes aparecen pintados con gafas: Teddy Roosevelt, Woodrow Wilson y Harry Truman.

¿Cuándo empezó a cambiar nuestra percepción de las gafas y empezamos a considerarlas un asunto cool de nerds? Es solo en las últimas décadas, y Handley, para mi disgusto, dijo que bien podría haber sido debido a Harry Potter.

Por supuesto, los abogados defensores saben desde hace años que las gafas pueden hacer que alguien parezca más inteligente. Llevan mucho tiempo intentando la «defensa del nerd». ¿Recuerdan cuando se acusó a la ahora asesina convicta Jodi Arias de ponerse gafas para el jurado? Si la hacía para parecer menos culpable, la estrategia no funcionó.

Eso no ha impedido que otros lo intenten. Mariucci señaló que cuando un acusado se encuentra en un «crimen violento y llevas gafas, es menos intimidante para el jurado». Los abogados defensores intentan que el jurado piense «mira qué dulce e inteligente y pacífico parece el acusado».

Todo esto intenta que el «subconsciente» del jurado piense que las personas con gafas son demasiado inteligentes para haber cometido un crimen violento.

Y resulta que los estereotipos de la sociedad pueden tener una base real. Hablé con Michelle Luciano, genetista del comportamiento y profesora de la Universidad de Edimburgo en Escocia. Ella trabajó en un estudio de 2018 en el que participaron más de 300.000 personas que se propusieron examinar el genoma humano en su totalidad y ver si hay algún tipo de marcador genético vinculado a una mayor función cognitiva.

El estudio descubrió que existía cierta relación entre la miopía, o visión de cerca, y la inteligencia, pero también hay muchas otras cosas. (Para los nerds de ahí fuera, había una correlación de +0,32 entre las dos variables).

Por supuesto, me acordé de la frase «la correlación no implica causalidad». La necesidad de llevar gafas puede estar relacionada con la inteligencia, pero no significa que la mala visión esté provocando el aumento de la inteligencia.

Entonces, ¿existe una relación causal? Bueno, tendrás que sintonizarnos para averiguarlo. Puede que incluso me pruebe unas gafas por el bien de la ciencia.

Ciencia y Tecnología Principal