Tamiahua: un pequeño edén veracruzano por conocer

Tamiahua: un pequeño edén veracruzano por conocer

¡Te presentamos uno de los lugares consentidos en la Huasteca Veracruzana!
Tamiahua es una pequeña localidad ubicada al norte de Veracruz y que está enmarcada por los hermosos valles y profunda vegetación de la Huasteca Veracruzana. Su nombre tiene dos significados, el primero viene del náhuatl que se traduce como «Tierra de las Flores de Maíz», el segundo del huasteco que significa «Lugar de mucha agua». Aunque es un pequeño y modesto destino, te va a encantar el contacto con la naturaleza y la calidez de su población.

Iniciamos el recorrido en la Laguna de Tamiahua, cuerpo de agua que apenas está separado del gran Golfo de México y donde se da la pesca de mariscos como camarón, jaiba, almeja y ostión. ¡Aquí hay muchos manglares, por lo que quedarás fascinado ante la fauna y flora de la zona! Los lugareños te llevarán a conocer rincones populares como los esteros de Barra de Corazones y las islas Pájaros, casa de diversos tipos de aves.

Estarás en un poblado de pescadores que fue nombrado como «la capital de la gula», esto por la variedad de platillos que llevan la proteína acuática y otras riquezas gastronómicas como las enchiladas de pipián, los tamales y más. Muchos dicen que aquí están los mejores mariscos de todo el estado, ¿irás a comprobarlo? ¡Te esperan camarones enchipotlados, almejas a la pimienta y almejas para botanear!

Si lo tuyo es el sol, la arena y el mar, visitar las playas de Tamiahua es un verdadero paraíso. Contrario al bullicio de destinos más habituales como el puerto de Veracruz (que en realidad es un gozo conocerlo), este poblado cuenta con bahías semivírgenes donde puedes practicar esnórquel y bucear. Si quieres adentrarte a una experiencia diferente deberás tomar un tour en lancha para llegar a la mágica Isla Lobos, lugar de aguas totalmente cristalinas donde también puedes nadar y hacer actividades como buceo. Para estar un tiempo a solas y gozar de las maravillosas playas veracruzanas date una vuelta por Majahual, un lugar virgen donde podrás tomar baños de sol, leer un libro y pasar un día de relajación. ¡No lo confundas con Mahahual en Quintana Roo, aunque los dos sean una verdadera maravilla!

Aproximadamente a una hora conduciendo se encuentra Tuxpan, lugar para recorrer su malecón, disfrutar de sus playas y conocer un poco más a fondo la historia de estos sitios. Si quieres visitar algo aún más cerca se encuentra Naranjos, localidad que es el centro comercial y cultural de la Sierra de Otontepec. Libera el estrés caminando por los estrechos senderos de la selva, cruza por el puente colgante que atraviesa el río Tancochin y disfruta del museo de la Huasteca.

Olvídate de la contaminación de las ciudades, el ruido del día a día y goza de unas grandes vacaciones en estos remotos pero muy pintorescos destinos.

Turismo