Polonia, 16 de noviembre del 2021.- Nuevos enfrentamientos entre los migrantes y guardias fronterizos polacos se registran en la frontera de Bielorrusia y Polonia, cerca del paso fronterizo bielorruso de Bruzgi.

Las fuerzas de seguridad polacas utilizaron cañones de agua contra los grupos de migrantes que intentan cruzar la frontera desde Bielorrusia. Con temperaturas cercanas a los cero grados, el agua pude provocar hipotermia, lo que viola las recomendaciones de la ONU sobre el uso de la fuerza por dispositivos de seguridad.
Las temperaturas en el paso fronterizo rondan los cero grados e incluso caen a niveles negativos durante las noches.
“La actitud de la parte polaca es absolutamente inaceptable. Creo que el gas lacrimógeno, los cañones de agua y los tiros sobre las cabezas de los migrantes hacia la dirección de Bielorrusia refleja, opino yo, la intención de ocultar sus intenciones. Y no pueden no entender que violan todas las normas posibles del derecho internacional humanitario y otros compromisos de la comunidad internacional. Por supuesto, lo entienden todo”, explicó el canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, a los periodistas.
En su opinión, una de las tareas que intenta resolver Polonia es no permitir la transparencia, por lo cual a los periodistas se les prohíbe ingresar al territorio fronterizo polaco. Además, Lavrov enfatizó que Rusia está dispuesta a contribuir a la solución de la crisis migratoria en la frontera de Bielorrusia y países de la Unión Europea.
Según informó la agencia Belta, los militares polacos también utilizan contra los migrantes irregulares un “líquido que corroe los ojos”. La Asociación Bielorrusa de Periodistas informó que dos periodistas resultaron heridos a causa de los enfrentamientos y reciben la ayuda médica necesaria. Además, solicitaron ayuda médica varios migrantes.
Empleados de los servicios especiales bielorrusos, por su parte, llegaron al lugar de laa frontera con Polonia donde los migrantes intentan cruzarla, informó un corresponsal de Sputnik. Los agentes de seguridad están monitoreando la situación pero no toman ninguna acción, según el corresponsal.
Según los guardias fronterizos polacos, en las últimas 24 horas se han registrado un total de 224 intentos ilegales de cruce, además de la expulsión de 29 extranjeros del territorio polaco. La policía de la provincia de Podlakia informó que cinco personas fueron detenidas por ayudar en el cruce ilegal de la frontera, entre ellas ciudadanos de Ucrania, Polonia y Tayikistán, los cuales transportaban a 10 personas.
Las autoridades polacas han aumentado la seguridad fronteriza, reforzándola con el Ejército y frustrando los intentos de los inmigrantes irregulares de entrar al país, y acusan a Minsk de provocar una crisis migratoria con fines políticos. Bielorrusia, a su vez, refuta estas acusaciones, alegando que Polonia está expulsando por la fuerza a los migrantes.
Mientras la crisis migratoria en la frontera continúa, Andrzej Duda ha mostrado su apoyo “pase lo que pase” a los guardias aduaneros que no dejan entrar al país a los cientos de migrantes que se han concentrado a lo largo de la frontera.
Tomado de Sputnik News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *