Si el tomate es un alimento indispensable en tu dieta, tenemos buenas noticias para ti, ya que reúne una serie de beneficios para nuestra salud. Una nutricionista detalló a Sputnik cuáles son y por qué es tan importante comerlo en tiempos de pandemia, así como quiénes no deberían incluirlos en su plato.

Los tomates rojos son una gran fuente de nutrientes esenciales para nuestro organismo. Ante todo, se trata del licopeno, un antioxidante “fuerte e importante para el ser humano” que fortalece la inmunidad y tiene propiedades antineoplásicas, explica la médica rusa y miembro de la Asociación Nacional de Dietistas y Nutricionistas, Natalia Kruglova.

“[El licopeno] protege el organismo contra la acción de los radicales libres que pueden provocar enfermedades cardiovasculares, así como oncológicas. Gracias al licopeno, se activan células protectoras de la inmunidad”, enfatiza.

Además, los tomates son ricos en vitamina C, fibras y betacaroteno, una provitamina A necesaria para mantener en buen estado de la vista, la piel, el cabello y las uñas, agrega la especialista.

¿Tomates frescos, kétchup o concentrado de tomate?
La buena noticia es que los tomates contienen licopeno incluso tras el procesamiento térmico. Así, en el concentrado de tomate lo encontrarás en mayores cantidades. “Es un alimento concentrado, tiene menos líquido que un tomate fresco”, aclara Kruglova.

El kétchup también conserva el licopeno. Pero ten cuidado con este alimento, ya que contiene mucha sal. En este caso, sería mejor usar concentrado como base y agregar allí especias y una cantidad moderada de sal, recomienda la doctora.

Al mismo tiempo, si necesitas vitamina C, en este caso te aconseja que elijas un tomate fresco, ya que tras el procesamiento térmico este nutriente se destruye, alerta la dietista. Es conveniente que compres tomates de color y aroma intensos cultivados en las regiones sureñas porque contienen más antioxidantes, sostiene.

Quiénes no deberían comer tomates
Puesto que el tomate es un alimento bajo en calorías, quienes padecen obesidad y diabetes tipo 2 pueden incluirlo en su dieta, asegura Kruglova. Pero algunas categorías de personas deberían abstenerse.
Tienes que decir adiós a los tomates si se te agravan las enfermedades del tracto digestivo o las inflamatorias, como la gastroduodenitis y la úlcera, hasta que se produzca una remisión a largo plazo, advierte la especialista. Puede ser que uno tenga una intolerancia individual al tomate, añade. En este caso, también es mejor que no lo consumas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *