Un buey despistado protagonizó el pasado 6 de noviembre una operación de rescate curiosa, al subirse a un tobogán de agua en un club ubicado en el municipio de Nova Granada, en el estado brasileño de São Paulo, informa g1.

Según se aprecia en una grabación que se hizo viral en las redes sociales, el cuadrúpedo se resbaló en el tobogán y quedó atascado al deslizarse. En su auxilio concurrieron entonces varios testigos, que lograron sacarlo empujándolo hacia la piscina.

“Pensé que el tobogán no aguantaría. Dicen que puede soportar hasta 200 kilogramos”, confesó el presidente del club, João Luiz Andrade Zevole. “El animal tenía un poco de calor, quería nadar y usar el tobogán de agua, es todo. El animal no murió, solo está más limpio”, aseguró.

Según reveló el dueño del buey, Carlos Miguel Serante, el animal, de dos años y criado en una finca contigua, escapó poco antes de ser llevado al matadero. “Un hombre vino a decirme que [el buey] se había subido encima de un tobogán. No lo creí”, dijo Serante.

Ahora el dueño del rumiante, que salió ileso de la aventura, decidió que su buey se convertirá en mascota y recibirá el nombre de Tobogã, que significa ‘tobogán’. “Se quedará aquí por la gente. La gente quiere saber dónde está. Se hizo una atracción”, subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *