Loreto es un oasis

Loreto es un oasis atrapado entre las aguas del mar de Cortés y las tierras desérticas de Sierra Giganta. Es la tierra remota que los jesuitas aprovecharon para iniciar su peregrinación para evangelizar y colonizar la Baja y la Alta California. También es un Pueblo Mágico de Baja California Sur que tiene la dicha de ser el hogar temporal de las ballenas gris y azul (la más grande del mundo), de estar frente a un conjunto de islas declarado Patrimonio de la Humanidad y, de ser un uno de los destinos de sol y playa favoritos de México.
Aunque pareciera estar apartado de todo, en Loreto hay mucho que hacer: la Plaza Principal es sencilla, pero con un encanto colonial que incita a perderse en sus andadores empedrados que trazan el camino hacia la fachada barroca de la iglesia de Nuestra Señora de Loreto, el Museo de las Misiones y las tiendas de artesanías, restaurantes y cafeterías.
Más allá está el malecón, una larga barrera que los habitantes adaptan como “sofá”, para ver los atardeceres. Pero, también es la puerta de entrada a dos de las playas más cercanas al pueblo, Centro y Oasis, de ambiente tranquilo. Para ir hacia otras playas solitarias y de aguas turquesas, está la marina de donde parten las embarcaciones para llegar al Parque Nacional Bahía de Loreto, conformado por una decena de islas e islotes que permiten nadar con lobos marinos, avistar aves, remar un kayak, esnorquelear o bucear.
El centro de Loreto se caracteriza por sus hoteles boutique como: Santa Fe, Hotel 1697 y Loreto Playa. Sin embargo, a lo largo de la costa se han construido lujosas propiedades Todo Incluido y campos de golf que miran hacia las islas y permiten acercarse a otras playas imperdibles como Nopoló, Ensenada Blanca, Agua Verde y San Bruno, protegidas por acantilados. Entre sus más exclusivos servicios, están las excursiones para contemplar pinturas rupestres en Sierra Giganta, probar almejas chocolatas, navegar el mar de Cortés y avistamientos pasivos de ballenas en Isla El Carmen.
Cómo llegar: Loreto se ubica a 365 kilómetros de La Paz y se comunica con las principales ciudades de Baja California Sur y Baja California por la carretera Transpeninsular. Aunque también es accesible a través de un vuelo en avioneta de 30 minutos desde la capital sudcaliforniana.

Deja un comentario