Fotos Bruno Cortés / Maya Comunicación
Dos carátulas de cinco metros de diámetro cada una, nueve melodías que se repiten cada hora y flores de amaranto que le dan color, así es el reloj floral monumental de Zacatlán de las Manzanas, el emblema de la Plaza Cívica, dentro del centro del pueblo.

El reloj floral de Zacatlán tiene el sello de ser el primero que se fabricó en el mundo, en 1986. Fue donado por la compañía Relojes Centenario, la primera fábrica en su tipo de Latinoamérica. Un dato curioso: esta misma empresa fue quien diseñó el reloj floral del Parque Hundido, en Ciudad de México.

 

El reloj de Zacatlán es un testigo del siglo pasado que “revive” cada hora, al entonar nueve melodías diferentes reproducidas por carrillones mecánicos, es decir, varias series de campanas electromagnéticas que simulan el sonido de campanas naturales. Algunas melodías que se pueden escuchar, son: Danzón Zacatlán, Sierra Poblana, Cielito lindo, el vals Sobre las olas, Blanca Navidad, el Ave María y México lindo y querido.

 

Para conocer más sobre esta obra colonial, hay que darse una vuelta por la fábrica Relojes Centenario. Cuenta con un museo que exhibe dispositivos para medir el tiempo que datan de hace dos mil años. Además de una amplia colección de relojes de diferentes diseños, ya sea con manecillas o los legendarios cucú.

 

La fábrica se encuentra en la calle Nigromante 3, a dos cuadras del Palacio Municipal de Zacatlán. Abre todos los días, a partir de las 10 de la mañana.

 

¿Te gustaría visitar Zacatlán? Te recomendamos consultar en Instagram estas agencias
@tuproximoviajemx @alsanaviajes y @balamtoursoficial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *