A través de la conjunción de los ámbitos artístico y académico, la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías de la Universidad Nacional de Tres de Febrero de Argentina, busca romper con los paradigmas tradicionales de enseñanza musical y acercar lo artístico en relación con el hecho sonoro en América.
En conversación su director Alejandro Iglesias Rossi, nos comenta sobre el devenir de la orquesta tras casi 18 años de recorrido en la búsqueda de romper ciertas compartimentaciones del saber en relación a la música y las raíces americanas.
La Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías es un proyecto que entrelaza lo tradicional de la puesta en escena e interpretación de instrumentos autóctonos de América, con la enseñanza e investigación universitaria, junto con lo novedoso de las tecnologías aplicadas a la música.
Corría el año 2004 cuando el compositor, director, investigador y académico argentino Alejandro Iglesias Rossi, junto con la musicóloga, educadora, y directora de artes escénicas y visuales Susana Ferreres, fundaron la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF).

“La orquesta fue fundada el año 2004, junto a Susana Ferreres, quien creó el taller de recuperación de instrumentos precolombinos, algo que no existía en el ámbito académico, recuperando ese patrimonio milenario de América”, manifestó Iglesias.
Este es un proyecto que tiene dos vectores principales, en palabras de su director, el artístico y el académico. Busca abarcar tanto lo que es la puesta en escena de las investigaciones, como también, el rol académico de plasmarlo y enseñarlo en las aulas a las próximas generaciones.
La creación del Instituto de Etnomusicología y Creación en Artes Tradicionales y de Vanguardia Dra. Isabel Aretz, permitió la generación de la primera licenciatura en Música Autóctona, Clásica y Popular de América y la posterior maestría en Creación Musical, Nuevas Tecnologías y Artes Tradicionales en la UNTREF.
El ideario de estos espacios académicos de grado y posgrado fue creado para que las próximas generaciones de americanos tengan acceso a estos conocimientos, de la misma forma que acceden al estudio del violín o del piano.
Se busca romper con el paradigma de enseñanza de los conservatorios, donde se aprende música como se enseñaba en Francia en el siglo XIX, “para llegar a un paradigma americano endógeno, con lo cual el ideal es poder plasmarlo en el lugar donde uno pertenece”.
“Dentro de esa lógica, creamos la primera carrera que se dedica a todas las áreas musicales de América, que es la Licenciatura en Música Autóctona, Clásica y Popular de América”, subrayó Iglesias.

Recuperación instrumental patrimonial
Desde el vector artístico, en el ámbito de la orquesta, “todos han hecho investigaciones tanto en las comunidades originarias como en aquellos instrumentos que han sido discontinuados hace 500 o más años en los museos que los contienen”, sostiene Iglesias.
Se investiga sobre estos instrumentos, se los aprende a construir, se aprende a tocarlos, se compone para ellos y, finalmente, cerrando un ciclo, se los enseña dentro de la UNTREF.
Dentro de esta lógica es fundamental la recuperación de los instrumentos dentro del patrimonio de diversos museos, como en el Museo de La Plata.
En relación al rol de las tecnologías, este va de la mano con el concepto de coexistencia de distintos paradigmas que sostienen el proyecto, tanto de la orquesta como de la investigación y docencia académica.
“La poética que se genera desde el punto de vista espacial con las transformaciones a través de las nuevas tecnologías, permite la unión, la coexistencia pacífica entre las raíces y la vanguardia. Todo eso es una lógica única en la que los sonidos se juntan, escapan de las dicotomías”, consideró Iglesias.

Una de las características de la orquesta es el abordaje de la recuperación de lo artístico relacionado con el hecho sonoro, desde Alaska a la Patagonia.
“En la investigación que se hizo en el Museo de La Plata, hemos recuperado desde maracas Tlingit de Alaska, pasando por México y las ocarinas gigantes hasta abajo. Nuestra apuesta siempre fue pensar a América como un continente y hacer el esfuerzo de recuperar todo lo posible desde el norte hasta Tierra del Fuego”, advirtió el director.

Investigación e interdisciplinariedad
“Nosotros creemos que a partir de la práctica musical que se ha dado en la América milenaria pero también teniendo en cuenta la colonia y lo contemporáneo, podemos acceder a el análisis de cualquier tipo de música, no solamente de lo que se llama la música erudita, sino también la música propia de las distintas latitudes”, enfatiza Iglesias.
Las disciplinas que se juntan en el proyecto son todas aquellas que tienen que ver con el hecho sonoro, la composición y el hecho musical, la lutería, la investigación etnomusicológica.
“Creamos la primera cátedra de música afroargentina. La maestría le da una gran importancia al trabajo corporal, el trabajo físico nuestro es importante y constante en artes marciales, tanto del Lejano Oriente como las que se me transmitieron por los maestros precolombinos, de las asignaturas que cursan los maestrandos, está tiro con arco zen”, ejemplifica Iglesias.
Bajo una lógica interdisciplinaria, que abarca lo musical, pero también lo filosófico, lo etnomusicológico, persiguen entregar un panorama, y herramientas, a aquellos que se acercan a este proyecto que sea más amplio que lo que se puede acceder en un conservatorio o en una universidad.
“Yo fui alumno de conservatorio aquí en Argentina, en Estados Unidos, en París. Entonces conozco lo acotado que es la lógica del pianista que es pianista y nada más. Toda la lógica cercana a la filosofía, al trabajo corporal, o la geopolítica está completamente fuera de su rango de visión”, enfatiza Iglesias.

Documental y autodefensas universitarias
El proyecto de la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías sostiene que cada miembro de la orquesta es a la vez investigador, constructor de instrumentos, compositor, intérprete y docente.
“Este es un poco el modelo que planteamos en este proyecto, la ruptura con el paradigma de la compartimentación del saber, donde uno conoce sobre un paradigma y desconoce los otros”, reiteró el director de la orquesta.
Las falsas dicotomías “son fundantes de cualquier imperialismo, a eso le decimos no, todo es conjunción, ese es el armazón conceptual bajo el cual, nosotros concebimos este proyecto”.
En diciembre, según Iglesias, se estrenará un documental sobre el quehacer de la orquesta, el cual fue rodado durante varios años, y será dirigido por Nacho Garassino —El túnel de los huesos, Contrasangre—.
“En el filme, una de las cosas fundamentales es la lógica de decir que las universidades tienen que ser órganos de autodefensa en un mundo en el que el norte impone todas sus reglas en lo político, en lo económico y en lo cultural”, consideró Iglesias.

Estos núcleos de autodefensa, que son las universidades, tienen que ser capaces de “reivindicar el patrimonio espiritual, cultural, político y económico de nuestros países”, finalizó el director.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *