CDMX a 19 de octubre, 2021.- La miel es conocida como uno de los alimentos más saludables con efectos positivos para la salud, sin embargo muchas veces creemos comprar miel pura cuando en realidad una gran cantidad que se comercializa en el mercado es miel mezclada con otros productos.

Así se puede reconocer si la miel es pura o no, según los datos recogidos por el portal Gastrolab:

1.Con yodo. Coloca una cucharada de miel en un vaso con agua, añade unas gotas de yodo y mezcla. Si se torna azul es probable que la miel esté mezclada con harina o almidón.

2. La prueba de la gravedad. Al tomar una cucharada de miel puedes darle la vuelta si esta se desprende fácilmente es posible que sea mezclada, pero si permanece sólida y tarda en caer puedes estar seguro de que es miel pura.

3. Disolución. Si la miel se disuelve fácilmente en el agua no es pura, si se queda sólida al sumergirla en el agua, es pura.

4.Con fuego. Con la ayuda de un fósforo intenta poner en contacto el fuego en una cucharada de miel, si esta se quema significa que es miel pura, pero si esto no ocurre probablemente la miel esté mezclada con agua impidiendo que esta arda.

5. Calentándola. Intenta calentar un poco de miel en un recipiente, si se carameliza inmediatamente quiere decir que es pura, si hierve y evapora es una mezcla.

6. Cristalización. Es normal que con el pasar del tiempo la miel pura se cristalice, si esto no ocurre es un indicativo de que está mezclada. Pon la miel unos días en un refrigerador, si se cristaliza quiere decir que es pura.

7. Con vinagre. Coloca una cucharadita de miel en un vaso con agua y mezcla, añade 4 o 5 gotas de vinagre, si se forma una espuma es una evidencia de que la miel está mezclada con yeso.

8. Pan duro. En un poco de miel se puede sopar un pedazo de pan duro, si en unos 10 minutos el pan sigue duro quiere decir que la miel es pura y si se ablanda, significa que estaba mezclada con agua.

9. La etiqueta. Antes de comprar un envase de miel que contenga etiqueta, lo más recomendable es cerciorarse que en la parte de descripción de los ingredientes que no diga: “glucosa comercial” o “jarabe de alta fructosa”, esto indica que no es pura.

La miel es una fuente rica en antioxidantes, vitaminas B, K, E, C y provitamina A que se combinan con minerales naturales, por eso se considera que sus beneficios son mucho mayores que los sustitutos sintéticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *