Identidad chilanga

Al hablar de la Ciudad de México es hablar de un sin fin de cosas que se pueden encontrar aquí, vamos desde la deliciosa gastronomía hasta aquellas edificaciones que sin duda nos dan identidad. Por esa razón te presentamos algunas de las esculturas y monumentos más representativos de la tan polémica CDMX.

Ocupado en diferentes telenovelas, películas y series, además de ser el punto de reunión para los aficionados del futbol, el Ángel de la Independencia es uno de los símbolos más representativos de la capital del país. ¿Sabías que, esta imponente estructura fue edificada para conmemorar el centenario de la independencia de México?, su construcción se inició en 1902, cuando Porfirio Díaz estaba en el poder, poniendo a cargo del proyecto al arquitecto Antonio Rivas Mercado de la mano del escultor Enrique Alciati. Es importante resaltar que si bien hoy en día es mejor conocido como él Ángel, en realidad la estatua situada encima de monumento no es un ángel, si no es Niké, la diosa alada de la victoria en la mitología griega. Además de que ya ha tenido sus buenas arregladas, ya que la pieza original se vino abajo a consecuencia de uno de los terremotos más fuertes que ha tenido el país, este fue en 1957.
Y si eso fuera poco, en algún momento este icónico lugar también resguardó los restos de algunos personajes importantes de la historia, como lo fue Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos, Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria y Leona Vicario.

Si continuamos el recorrido sobre Paseo de la Reforma podemos encontrar a la Diana Cazadora, una fuente que ha sido tomada también como referencia en el mundo cinematográfico. La persona que estuvo a cargo de esta obra fue Vicente Mendiola Quezada al lado de Juan Fernando Olaguíbel. La Diana Cazadora fue inaugurada él 10 de octubre de 1942 por el presidente Manuel Ávila Camacho. A diferencia del Ángel de la independencia, la Diana Cazadora se creó con la finalidad de decorar esta avenida principal. Parte de las controversias que esta fuente ha traído consigo es su contorneada silueta y si debería o no portar ropa. Después de pasar tiempos en los que le ponían y quitaban ropa hoy podemos apreciarla tal como sus creadores la pensaron, aun que estos actos no pasaron desapercibidos, ya que entre tanto movedero, la Diana se llegó a dañar, por lo que fue reemplazada por una no tan voluptuosa, pero que al fin de cuentas es una réplica de la original.

Uno de los monumentos más importantes de la ciudad de México es el Monumento a la revolución. Dicho lugar fue promovido inicialmente por Porfirio Díaz para que fuera el palacio legislativo. Su construcción inició el 23 de septiembre de 1910 a cargo del arquitecto Emile Bernard. Dicha obra tardó más de lo esperado para culminarse, ya que estaban las luchas revolucionarias. Después de un tiempo, fue Carlos Obregón quien reanudo el proyecto para fundar un monumento que conmemorara dicho movimiento.
Actualmente el monumento además de ser un punto turístico, cuenta con un mirado y un museo, a demás de estar rodeado por fuente saltarinas.

Si caminas por la calle Tacuba, cerca del eje central vas a poder encontrar la estatua del rey Carlos IV montado en un caballo representado como emperador romano, coronado con laureles. Fue él Virey Don Miguel de la Grua Talamanca Marqués que gobernó la nueva España, quien mando a hacer esta estatua el 4 de agosto de 1802, teniendo un peso de 450 quintales. Su lugar de ubicación no siempre ha sido en esta calle, en un principio sé encontraba en la plaza mayor de México, en 1823 fue trasladada a la universidad y en 1852 por fin se colocó en la calle Tacuba. Los materiales con los que esta elaborada es: Aleación de cobre, plomo, zinc y estaño principalmente; estructura interna de acero.
Pedestal: Sillares y láminas de material pétreo adheridos y unidos con mortero. Tres placas, dos de piedra y una de aleación de cobre. Y sus dimensiones de la escultura son:: 4.88 metros de altura, 1.73 metros de ancho y 5.04 metros de largo y del pedestal: 3.36 metros de altura, 2.9 metros de ancho, 4.24 metros de largo.

Texto y fotos por: Abirruth Gómez / Instagram: rruth1609

Deja un comentario