Evitar la discapacidad, reto del tratamiento en pacientes POST-COVID 19

CDMX a 13 de enero de 2021.- Las secuelas de la Covid 19 en pacientes quienes padecieron la enfermedad son multiorgánicas y oscilan entre daños cardiovasculares y respiratorios importantes, insuficiencia renal y sarcopenia a trastornos cognitivos, ansiedad o depresión, entre otras. Evitar la discapacidad es el reto de la tarea preventiva en este sentido para que pueda encauzarse la mejoría física y psicológica, establecieron expertos participantes en el webinar “Rehabilitación pulmonar en pacientes post-Covid 19”.

Dirigido al personal médico de primera atención, esta videoconferencia reanudó los trabajos respectivos coordinados por la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI). Fue puesta en marcha de manera conjunta por su titular, la doctora Rosaura Ruiz Gutiérrez, y por el director del Instituto Nacional de Rehabilitación, el doctor José Clemente Ibarra.

En esta ocasión, los participantes fueron los doctores Daniel Chávez Arias, director médico del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR); el doctor Arturo Orea Tejeda, jefe del Servicio de Cardiología del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), y el licenciado en Fisioterapia José Antonio Cañete, de la Facultad de Medicina de la UNAM. En su mensaje inaugural, la doctora Ruiz Gutiérrez, dijo que los médic@s tienen que ver el cuidado de los pacientes desde que tienen esta enfermedad y no cuando termina el tratamiento. Hoy quienes estuvieron infectados hacen frente a una gran cantidad de consecuencias, citó.

El doctor José Clemente Ibarra, externó que la rehabilitación debe contemplarse desde el inicio del tratamiento de cualquier enfermedad para prevenir discapacidades o secuelas discapacitantes. Cualquier paciente que sea diagnosticado se puede beneficiar de una rehabilitación temprana y oportuna, detalló.

La primera intervención del encuentro, moderado por la doctora Ofelia Angulo, subsecretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación de la SECTEI, estuvo a cargo del fisoterapeuta José Antonio Cañete Avellaneda, de la Facultad de Medicina de la UNAM, quien refirió que esa casa de estudios trabaja en un plan de intervención interdisciplinario de fisioterapia post-Covid, que debe iniciar desde que el paciente se diagnostica positivo, con el entrenamiento de la función respiratoria, para evitar que las secuelas, en general, sean menos discapacitantes.

Tras la recuperación, la eventual aparición de consecuencias compromete a varios sistemas, principalmente el respiratorio y el muscular, y si no hay una buena nutrición, el impacto es significativo en la funcionalidad del individuo. El objetivo de toda esta intervención es recuperar la capacidad funcional músculo-articular y neurológica.

Para ello, apuntó que en el plan de intervención se deben abarcar las áreas cardio-pulmonar, músculo-esquelético, neurológico y funcional. Por su parte, Orea Tejeda, jefe del Servicio de Cardiología del INER y profesor de la maestría en Ciencias Médicas de la UNAM, recordó que la infección por SARS-CoV-2 ocurre con mayor frecuencia en varones entre 34 y 59 años, aunque los casos más graves se registran en los mayores de 60 años; los más vulnerables son quienes presentan comorbilidades.

Orea Tejeda indicó que las complicaciones más comunes residen en la insuficiencia respiratoria aguda severa, que no empieza con la enfermedad, sino que aparece un poco después y se prolonga mucho tiempo después. Las complicaciones post-Covid son multiorgánicas, empiezan casi siempre con un problema pulmonar para luego pasar al sistema cardiopulmonar.

Esta rehabilitación comprende un programa multidisciplinario para atender a pacientes en la parte respiratoria, pero también multiorgánica. En su ponencia, el doctor Chávez Arias, director médico del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), expuso que, pese a que lo ideal es un tratamiento individualizado, los planteamientos en el webinar contribuyen a que en los tratamientos se evite la discapacidad en pacientes post COVID-19.

El también presidente del Consejo Mexicano de Medicina de Rehabilitación, detalló recomendaciones al respecto: informar al paciente que las secuelas respiratorias pueden disminuir a mediano y corto plazo; también que el tratamiento de comorbilidades, si es el caso, no deberá suspenderse, y que una nutrición e hidratación adecuada es esencial para lograr avances significativos. Uno de los objetivos esenciales para el personal de primera atención tiene que enfocarse en la prevención de las discapacidades, mejorando las condiciones físicas y mentales de cada paciente, para reintegrarlo a su ambiente bio-pisco-social en el menor tiempo posible.

Algunos de los principales síntomas que sugieren una afectación pulmonar post COVID-19 son: disfunción restrictiva, derivada del reposo prolongado en cama; palpitaciones, causadas por tratamientos con esteroides; y disnea de esfuerzo (cambios patológicos residuales), indicadores que le permitirán al médico sugerirle al paciente cuándo y cómo iniciar su rehabilitación.

Conocidos los síntomas, Chávez Arias explicó que se debe proceder a prescribir un programa individualizado que contemple resistencia aeróbica, fuerza muscular, balance, y flexibilidad de los pacientes. También, recomendó un plan de entrenamiento, el cual debe incluir ejercicio aeróbico (caminata, trote o natación); entrenamiento de fuerza (ejercicios de resistencia progresiva por segmentos); entrenamiento de balance (equilibrio postural en reposo y después en actividades funcionales); y entrenamiento respiratorio (ejercicios del músculo del tracto respiratorio y expectoración).

Deja un comentario