El pueblo de la Candelaria

Alguna vez situado entre afluyentes del lago Xochimilco, hoy escondido entre los estragos de la voraz mancha urbana, el pueblo de la bella Cande resguarda del indetenible paso del tiempo más de 400 años de historia y tradiciones. Pueblo originario de la Ciudad de México, también recibe el nombre de Chinampan Macuitlapilco (traducido del náhuatl: sobre las Chinampas), la naturaleza de su asentamiento brindaba fértiles tierras que eran particularmente aprovechadas por los cultivadores de flores.


Hoy en día es reconocida por su Parroquia, sede de incontables fiestas religiosas. Así como otras iglesias en Coyoacán, comenzó como una humilde capilla abierta que tuvo que ser adaptada para poder albergar las crecientes masas de católicos. Sufrió así diversas modificaciones hasta convertirse en el emblemático templo que es hoy en día. Aún conserva la fachada original, que resulta bastante vistosa debido a su destacable acabado en piedra.
A pesar de ser un pueblo pequeño (su extensión territorial apenas abarca 3 kilómetros cuadrados), es una auténtica odisea recorrer sus senderos, pues su parroquia está rodeada de laberínticos callejones que suelen llevar a coloridos negocios, interesantes murales urbanos y a muchos “¿a quién busca, ya se perdió?”.

Texto y fotos por: Miguel Portal / Instagram: maps_2208

Deja un comentario