7 millones el voto duro de MORENA

Raúl Trejo Delarbre

La consulta sirvió para algo: gracias a ella conocemos el auténtico voto duro e incondicional de AMLO y Morena. Se trata de siete millones de personas.

Es menos de la cuarta parte de los 30 millones de 2018. Es la tercera parte de los votos para Morena y aliados en junio pasado.

Es menos de la 4a. parte de los 30 millones de 2018. Es la tercera parte de los votos para Morena y aliados en junio.

Se trata de un estrepitoso y anticipado fracaso del presidente López Obrador y su partido. Movilizaron a militantes y fieles, presionaron a beneficiarios de apoyos sociales, desplegaron una ilegal propaganda en mañaneras, medios públicos y anuncios de financiamiento aún oscuro.

Ahora el presidente y los suyos querrán responsabilizar al INE por ese fracaso. La autoridad electoral ha tenido, de nuevo en esta jornada, un desempeño impecable. Gracias a los ciudadanos que aceptaron hacerse cargo de las casillas la cobertura fue prácticamente completa.

Incapaz de cualquier autocrítica y disgustado porque la realidad no se ajusta a sus caprichos, López Obrador se negará a reconocer que su obsesión para convocar una consulta hueca, sin consecuencia práctica alguna, ha sido desairada por los ciudadanos.

Siete millones de 93.7 millones de electores, alrededor del 7.5% según el conteo rápido del INE, expresa el desinterés y, así, el rechazo de los ciudadanos a una consulta inútil. La pregunta inentendible, la demagogia en torno a presuntas acciones judiciales que habría contra ex presidentes y sobre todo el hecho de que la justicia no requiere del aval en consulta alguna, mantuvieron a una enorme mayoría de ciudadanos alejados de las urnas de este 1 de agosto.

Saldos de la “consulta”:

Fracaso del gobierno y sus propagandistas.- Responsabilidad y eficacia del INE.- Y, después de todo, una costosa y paradójica pero importante reivindicación de la justicia y la democracia a las que no podremos consolidar con simulaciones ni demagogia.

Deja un comentario