Un respiro en medio del caos es lo que el Parque Hundido puede ofrecer a todas aquellas personas que se encuentran en la zona de Insurgentes sur, ya sea que residan por esos rumbos o que trabajen en la zona de oficinas que se encuentra ahí. En este pacífico lugar puedes realizar diferentes actividades, desde dar un paseo con aquella persona especial, hacer actividad física, entrenar a tu mascota e incluso llevar a tus hijos a divertirse, ya que hay un espacio con juegos para ellos.
Pero ¿Cómo fue que surge este lugar?
Debo decirte que Puebla no es el único lugar donde se hacen socavones. A principios del Siglo XIX, una empresa dedicada a la elaboración de ladrillos, hizo un gran hoyo para poder sacar la arcilla y así producir este elemento de suma importancia para la construcción (los ladrillos). Sin embargo, esta extracción de recursos provocó que las condiciones topográficas de este lugar cambiaran aún después de que la empresa cerrar en 1983, por lo que las proporciones de dicho hoyo se salieron de control provocando un socavón.
Pasaron muchos años en los que este lugar no era digno de la atención de las personas y mucho menos de los gobiernos. Hasta que, a consecuencia de la llegada de la Revolución Mexicana y del incremento de la mancha urbana, esta zona se fue poblando, principalmente por personas pertenecientes a la clase alta, y fue ahí donde empezaron a darle un mejor aspecto al lugar. Por ello en la década de los 30, el gobierno lo convirtió en un parque colocando jardines y fuentes a lo largo de 100,000 metros cuadrados.
Su nombre original es Luis G. Urbina, aunque es conocido mejor conocido como Parque Hundido debido a su estructura. Así permaneció durante 40 años, hasta que en 1972 Gracias a Luis Echeverría se hicieron rutas prehispánicas con réplicas de esculturas de algunas civilizaciones como los es la Olmeca, Zapoteca, Maya, Totonaca y Huasteca.
Sin embargo, el símbolo más representativo de este lugar es el enorme reloj mecánico monumental que se encuentra adornado con flores y 10 toneladas de piedra de río, el cual mide más de diez metros de diámetro. La elaboración de este reloj estuvo a manos de la fábrica Relojes Centenario.
Así que si estas en busca de un lugar donde puedas relajarte dentro de la tan alocada Ciudad de México, Parque Hundido es una muy buena opción.

Texto y fotos por: Abirruth Gómez / IG: @rruth1609

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *