Una tierna reflexión desde las artes escénicas sobre el vínculo que suele establecerse de manera cotidiana entre una niña y su abuela, es lo que propone la puesta en escena para niñas y niños Olvidando recordar, que se presentará en una nueva temporada como parte de la oferta del mes de octubre del Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México.

Bajo la dirección escénica de Sandra Rosales, Olvidando recordar se presentará del 9 al 31 de octubre, sábados y domingos a las 13:00 horas, en el Teatro Benito Juárez. La obra es del dramaturgo irlandés, radicado en Australia, Finegan Kruckemeyer, un popular escritor contemporáneo que tiene en su haber más de 80 propuestas que se escenifican en los cinco continentes y traducido a por lo menos seis idiomas. Desde 2002 a la fecha, ha recibido 35 premios como dramaturgo y en la actualidad forma parte de ASSITEJ Next Generation, comprometido con las jóvenes audiencias.

El autor –explica la directora Sandra Rosales– creó en esta obra una asombrosa ficción en la que conjuga el realismo y la fantasía a partir del día a día que viven una niña y su abuela, provocando situaciones divertidas –y, al mismo tiempo, complejas y entrañables— que capturan la atención tanto de niñas y niños como de los adultos”.

Se trata, además, de una puesta en escena en la que se manifiesta de manera clara el amor incondicional que la pequeña Rosie siente por su abuela, luego de que ésta se ha ido para siempre. En su nuevo camino sin ella, la recuerda y sigue sus enseñanzas para transitar por la vida. De de esa forma se refuerza la conexión entre ambas, un lazo que lleva a la pequeña a olvidar aquellas cosas que la hacen vulnerable y a romper con sus propias limitantes.

“La presencia de los abuelos es muy importante en el crecimiento de los niños. Son sus compañeros de juego, sus cómplices, y comparten un amor que no olvidará la persona, aún en la vida adulta”, afirma Sandra Rosales, y agrega que “ese vínculo crece hasta la muerte de la abuela, aún en el duelo por su ausencia. La figura de la madre también está presente en el texto y es fundamental”.

En la propuesta escénica también existe un juego de sombras en el que se observa el mundo desde el cielo y el mar, comenta Rosales, quien destaca que en el montaje tienen una importancia especial tanto la escenografía como la iluminación y la música, que en conjunto crean un ambiente en el que se reflejan los mundos internos de la niña y su abuela.

En la puesta toman parte las actrices Yolanda Abbud, Reneé Doval y Marianna Morales, quienes dan vida a la niña, la madre y la abuela; la escenografía y vestuario son de Teresa Alvarado, iluminación de Natalia Sedano, música original y diseño sonoro de Juanjo Rodríguez y la dramaturgia del movimiento corporal de la experimentada bailarina y coreógrafa Carmen Correa. La creación de títeres y objetos lumínicos es del grupo Astillero Teatro. La dirección y traducción del texto es de Sandra Rosales.

La bailarina Carmen Correa crea los ambientes para reflejar los mundos internos de Rosie y la abuela, mientras que el compositor Juanjo Rodríguez escribió una canción original para el montaje. Por otro lado, el instrumento base de la escenografía de Teresa Alvarado es una tina que se transforma en recámara, baño o en un parque, en una paleta de colores en blanco, aunque el vestuario y la utilería destacan por sus colores brillantes.

Es una puesta en escena con una duración de 50 minutos que disfrutarán los niños de cuatro años de edad en adelante, quienes verán reflejada en el escenario parte de su propia historia con los abuelos, al tiempo que sabrán que no hay motivos para sentirse pequeños y que podrán salvar todo tipo de situaciones, considera la directora.

Escrita por Finegan Kruckemeyer y dirigida por Sandra Rosales, Olvidando Recordar se presentará del 9 al 31 de octubre, los sábados y domingos a las 13:00 horas, en el Teatro Benito Juárez (Villalongín 15, colonia Cuauhtémoc, Metrobús Reforma), con las disposiciones del semáforo epidemiológico vigente: uso permanente de cubre-bocas, gel anti-bacterial y registro de código QR por parte tanto del personal del teatro como de los espectadores.

Entrada general, 168 pesos. Aforo al 75% de la capacidad de público del Teatro. Los boletos se pueden adquirir en la taquilla del teatro y en las plataformas digitales de Ticketmaster.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *