El Sistema de Monitoreo de los Manglares de México presenta nueva cartografía de la distribución de manglares en 2020

CDMX 2 de febrero del 2021.- Los manglares de México representan el 6% del total mundial y nos colocan en el cuarto lugar de los países que poseen este ecosistema. Conocer la ubicación, superficie y dinámica de los cambios de los manglares es de gran importancia para su protección y conservación, por lo que desde 2005, a partir de imágenes satelitales y fotografías aéreas, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) a través del Sistema de Monitoreo de los Manglares de México (SMMM) ha elaborado mapas de distribución de los manglares en México para los periodos 1981/1990, 2005, 2010 y 2015. Hoy en el Día Mundial de los Humedales, el grupo de especialistas del SMMM presentan el 5° mapa de extensión y distribución de los manglares de México correspondiente al año 2020.

Los manglares son un ecosistema costero de gran relevancia para la producción pesquera, la protección de la costa contra eventos como huracanes e inundaciones, la regulación del carbono atmosférico y los intercambios de nutrientes y sedimentos entre la tierra y los océanos.

La importancia de realizar un monitoreo permanente de los ecosistemas de manglar radica en que al determinar el estado y las tendencias de cambio (deterioro o recuperación), incluida la identificación de las amenazas existentes y la aparición de nuevas. El objetivo del SMMM es identificar cambios en el ecosistema de manglar a través de la evaluación periódica de su distribución espacial y condición de sus atributos naturales y sociales, de tal forma que la información generada apoye a la conservación y manejo del ecosistema de manglar.

En este nuevo mapa se estima que la superficie de manglar en México en 2020 es de 905 086 hectáreas, lo que implica un incremento neto de 129 531 ha en comparación al año 2015. Cabe señalar que está cifra considera aproximadamente las 110,000 ha que ya antes habían sido catalogadas como “otros humedales” en el estado de Quintana Roo pero ahora, con fuentes satelitales más modernas, fue posible confirmar que éstas áreas son de manglar. El resto de hectáreas corresponden tanto a ganancias de manglar como a mejoras en la identificación con los nuevos insumos (es decir, con estas nuevas imágenes de satélite).

Con los nuevos datos satelitales Sentinel-2 A/B, puestos a disposición a nivel global por la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés) desde finales de 2015, fue posible mejorar la identificación y clasificación de los manglares en ciertas zonas del país. Al igual que en el procesamiento de la cartografía anterior, fueron consultados expertos en manglares de diversas regiones para mejorar el mapa y reducir la incertidumbre en aquellas áreas dudosas.

Aunque hubo incremento neto en superficie, con el nuevo mapa también es posible ubicar y cuantificar pérdidas y alteraciones importantes de zonas de manglar a lo largo del país, como la que se presenta en el estado de Sinaloa, y que son atribuibles a los efectos del huracán Willa, que impactó en octubre 2018 la costa entre la frontera de Sinaloa y Nayarit dejando cuantiosos daños en la región.

La cartografía principal sobre la extensión y distribución de los manglares a nivel nacional del año 2020 tiene la escala cartográfica 1:50 000, siendo consistente con la cartografía anterior. Productos de valor agregado como tipo de dinámica de cambios, análisis sobre zonas de degradación y recuperación, antropización, almacenamiento de carbono, entre otros temas de análisis se basarán en la nueva cartografía y complementarán el SMMM.

Con este nuevo mapa México, a través del SMMM de la CONABIO, confirma su compromiso con la generación de conocimiento para el cuidado de la biodiversidad, siendo el único país en contar con un sistema de monitoreo propio para este ecosistema importante para el planeta.  Se espera sea de gran interés para el público en general y de forma particular para los investigadores especializados en el tema.

Deja un comentario