El rubro agroalimentario, clave para la recuperación económica y la estabilidad global: Víctor Villalobos Arámbula

Ciudad de México, 26 de noviembre del 2020.- El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, afirmó que el rubro agroalimentario será clave para la recuperación económica y la estabilidad global en esta etapa de emergencia sanitaria y la pospandemia, toda vez que el sector es responsable de un tercio del Producto Interno Bruto mundial.

En México y en otros países, un porvenir con bienestar precisa de incorporar a esos millones de pequeños productores que, desde el autoconsumo o el abastecimiento de los mercados locales, son quienes más contribuyen a garantizar la seguridad alimentaria, señaló durante la ceremonia inaugural del Foro Global Agroalimentario 2020, que se lleva a cabo de manera virtual.

Ante más de seis mil participantes –entre productores, líderes de organismos empresariales y representantes de 24 países—, el titular de Agricultura precisó que en la construcción de un futuro de crecimiento económico con bienestar social los sectores primarios seguirán siendo imprescindibles.

La transformación a la que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha convocado a la sociedad mexicana incluye como objetivos estratégicos el rescate del campo, apoyando prioritariamente a quienes más lo necesitan, y el fortalecimiento de la soberanía alimentaria, mediante la autosuficiencia en productos básicos, subrayó.

Aseguró que el campo no se ha detenido ni el conjunto del sector agroalimentario nacional: el flujo de comercio internacional continúa su dinamismo, su desempeño ha sido mejor que el resto de la economía y la balanza comercial sigue siendo positiva.

La biotecnología, la agricultura de precisión y climáticamente inteligente, la adición de tecnologías 4.0, los sistemas de información, la inclusión de conceptos como la agricultura circular o la bioeconomía y la vinculación de otros sectores formarán parte de la agricultura del futuro, refirió.

Puntualizó que reducir la huella de carbono, con su captura en los suelos, y la huella hídrica, produciendo más con menos agua, y preservar la biodiversidad, como patrimonio de todos, son objetivos compartidos por los productores y cadenas productivas asociadas.

Mencionó que en el país disponemos de herramientas que nos ayudan a incrementar la productividad con sustentabilidad, pero su utilización debe tener un sentido social, que contribuya a reducir las brechas de desigualdad y a eliminar la pobreza en el sector rural.

El Banco Mundial apunta que el crecimiento de la agricultura puede resultar hasta cuatro veces más eficaz que el de otros sectores para elevar los ingresos de los más pobres, lo que es importante para el país que cuenta con potencial para el desarrollo del campo, refirió.

Deja un comentario