Cuidados y limpieza dentro del hogar

CDMX 5 de abril del 2021.-Desde tapetes sanitarios, soluciones desinfectantes, cortinas plásticas, cabinas con aspersores o empresas especializadas en desinfección, todo parecería poco para evitar que la enfermedad entrara a casa. Pero, ¿cuáles son las medidas de higiene básicas? ¿qué hemos aprendido y qué se ha vuelto una rutina en casa en aras de seguir evitando la propagación del virus en el hogar?

En esta Brújula de Compra, hacemos un acercamiento a los productos y servicios relacionados a la limpieza del hogar para evitar la propagación del virus COVID-19, no bajes la guardia, esto no ha terminado.

Tu casa, tus normas

La convivencia sana o satisfactoria en el hogar parte de una serie de normas y reglas aplicables y que deben llevar todos los miembros del hogar, con el fin de tener un espacio armónico, sano y seguro.

Lo anterior debe llevar un compromiso de cada miembro de la familia en aplicar las normas de forma consciente y positiva con un mismo fin, la creación de un espacio seguro, limpio y de respeto para todos miembros.

La llegada de la pandemia COVID-19, llevo a cada familia, con las recomendaciones de las autoridades de salud, a implementar medidas higiénicas y cambios de hábitos a manera de evitar contagios dentro y fuera del hogar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió algunas normas básicas de buena higiene realizables dentro de los hogares o en cualquier espacio, como las siguientes:

  • Lavarse periódica y cuidadosamente las manos con un gel hidroalcohólico o con agua y jabón. Esto elimina los gérmenes que pudieran estar en sus manos, incluidos los virus.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca. Las manos tocan muchas superficies en las que podrían pescar el virus. Una vez contaminadas, pueden transportar el virus a los ojos, la nariz o la boca, entrando en el organismo e infectarlo.
  • Al toser o estornudar cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo, para tirar inmediatamente el pañuelo en una papelera con tapa y lavarse las manos. Demás puedes proteger a las personas de tu entorno contra otros virus como los causantes de resfriados, gripe, entre otros.
  • Limpiar y desinfectar frecuentemente las superficies, en particular las que se tocan con regularidad, por ejemplo, picaportes, grifos y pantallas de teléfonos.

/cms/uploads/image/file/640642/Captura_de_Pantalla_2021-04-01_a_la_s__10.06.23.png

Pero, ¿cómo hacerlo? Si bien la respuesta parece sencilla, la Secretaria de Salud emitió los pasos a seguir con el fin de aumentar la eficacia de limpieza y desinfección de las superficies y espacios, como la técnica de limpieza de los “tres baldes” para la remoción física de los microorganismos. Consiste en los siguientes tres tiempos:

  1. Lavado y tallado con agua jabonosa y/o detergente.
  2. Enjuagado y secado.
  3. Desinfección con solución clorada

Elementos para utilizar.

  • Baldes (cubetas).
  • 3 trapos/jerga/microfibra.
  • Solución Detergente (preparada en el momento).
  • Solución Desinfectante (solución clorada) preparada al momento.
  • Escobilla para inodoros.

Primero se llena un balde con agua tibia y detergente en cantidad suficiente para que haga espuma, otro con agua limpia y un tercero con solución clorada. En principio se limpiarán con la solución de detergente el equipamiento, paredes, aberturas y todos aquellos elementos que sea necesario limpiar. Posteriormente se enjuaga con el agua limpia y se seca. Por último, se realiza la desinfección por contacto directo aplicando sobre las superficies, incluyendo pisos, solución clorada y se deja secar.

/cms/uploads/image/file/640643/Captura_de_Pantalla_2021-04-01_a_la_s__10.06.45.png

Las recomendaciones generales para llevar a cabo la limpieza y desinfección de superficies son las siguientes:

  • Siempre que sea posible abre las puertas y ventanas exteriores antes de iniciar las tareas de limpieza y desinfección, para garantizar una ventilación adecuada.
  • Limpia y desinfecta todas las áreas, como baños y áreas comunes, enfócate en las superficies que se tocan con frecuencia, incluyendo electrónicos (manijas, barandales, pantallas táctiles, etc.).
  • En superficies no porosas, utiliza detergente o agua y jabón antes de su desinfección.
  • La mayoría de los desinfectantes comunes de uso doméstico son eficaces para tareas de desinfección, como el hipoclorito de sodio. Sigue las instrucciones del fabricante sobre la concentración, forma de aplicación y tiempo de contacto, etc.
  • No utilices concentraciones de desinfectantes superiores a las recomendadas toda vez que pueden provocar la corrosión de las superficies, irritación de la piel o mucosas hasta intoxicación.
  • Nunca mezcles blanqueador con cloro de uso doméstico (ni ningún desinfectante) con ningún otro limpiador o desinfectante. Al hacerlo, se pueden generar vapores que podrían resultar muy peligrosos si los inhalas.
  • Prepara una nueva solución de blanqueador con cloro diluido a diario. No serán tan eficaces luego de mezclarlas con agua por más de 24 horas.
  • En soluciones utiliza agua a temperatura ambiente (a menos que la etiqueta especifique otra cosa). La mezcla con agua hirviendo o caliente puede generar vapores con potencial tóxico.
  • No mezcles productos químicos, a menos que sean permitidos en las instrucciones de uso para cada uno de ellos. Recuerda que las mezclas pueden inactivar a los desinfectantes o bien producir productos tóxicos.
  • Almacena y usa los productos químicos fuera del alcance de niños/niñas y mascotas, siempre etiquetados y a temperatura adecuada.
  • En el caso de las superficies porosas como pisos alfombrados, alfombras y cortinas, si son lavables, hazlo según las instrucciones del fabricante, usando la temperatura de agua máxima permitida.
  • Limpia periódicamente artículos electrónicos como tabletas, pantallas táctiles, teclados, controles remotos y cajeros automáticos. Sigue las instrucciones del fabricante de los productos de limpieza y desinfección. Si no hubiera, considera usar toallitas húmedas a base de alcohol o un rociador que contenga al alcohol a un 70 % (evita la acumulación de líquidos).
  • Después de la limpieza, lava tus manos con agua y jabón por 40 segundos, incluso inmediatamente después de quitarse los guantes o bien usa un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de concentración.

Que el aire entre a casa

Si algo hemos aprendido, después de más de un año declarada la pandemia y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), es que los riesgos de contagio con el virus de la COVID-19 son más altos en espacios abarrotados y poco ventilados en los que las personas infectadas pasan mucho tiempo juntas y muy cerca unas de otras. En esos entornos el virus se propaga con mayor facilidad por medio de gotas de saliva o gotículas respiratorias o aerosoles.

Por lo que la ventilación, resalta el organismo, es un factor importante para evitar la propagación del virus COVID-19 en interiores, por tanto ha enfatizado la ventilación natural, abriendo ventanas siempre que sea posible y seguro hacerlo.

/cms/uploads/image/file/640644/Captura_de_Pantalla_2021-04-01_a_la_s__10.12.51.png

¿Cómo ventilar el hogar? estamos hablando de una actividad que equivale casi a la importancia de lavarse las manos, esto se debe a que evita el crecimiento de moho por la humedad, evita alergias, la sensación de obstrucción respiratoria, infecciones, gases contaminantes, entre otros.

La renovación del aire reduce la concentración de los aerosoles más diminutos, que pueden permanecer suspendidos en el aire durante horas en ambientes cerrados. Por esto, la OMS recuerda la importancia de considerar la ventilación como una medida de prevención y control de la COVID-19.

Entre las recomendaciones para mantener una buena calidad del aire interior frente al coronavirus están:

  • Mantener la máxima aportación posible de aire exterior, mediante ventilación natural y/o en los sistemas de ventilación y climatización. Si sólo se dispone de ventilación natural, maximiza el caudal del aire abriendo ventanas y puertas
  • Inicia la ventilación dos horas antes de la circulación de personas y mantenla en una hora después de cerrar, si es posible todo el día.
  • Para evitar la transmisión fecal-oral del virus, antes de accionar la descarga de agua en los inodoros debe cerrarse la tapa. Es poco recomendable utilizar secadores de aire para las manos.
  • Los ventiladores (de aspas, de pie, de sobremesa, etc.) no son recomendables ya que pueden ser una fuente de dispersión de gotículas, dado el flujo de aire que generan a su alrededor. Si es necesario su uso, hay que usarlo a la menor velocidad posible y complementarlo con una ventilación natural cruzada, de forma que el flujo de aire generado no se dirija hacia las personas, vigilando además que la posición del ventilador no facilite la transmisión.
  • Revisa la ventilación mecánica o contacta a tu servicio de mantenimiento para verificar que los equipos encargados de la renovación de aire trabajen, al menos, en sus condiciones normales de diseño y revisen filtros sucios, conductos desplazados, etc.
  • Limpia los conductos, unidades de impulsión y retorno según el procedimiento que tengas establecido. Reemplaza los filtros de aire de acuerdo con el programa de mantenimiento ya establecido, recuerda que filtros pueden tener material microbiológico activo.

Túneles, arcos y tapetes sanitizantes

Dentro de las medidas para mitigar la propagación del COVID-19 aparecieron los arcos sanitizantes, túneles o estructuras físicas (cabinas, gabinetes, puertas) que cuentan con un sistema automatizado de aspersores para rociar una solución desinfectante en aerosol sobre las personas que se ubican en su interior para la desinfección de la ropa, los zapatos y la piel.

No obstante, de acuerdo con el comunicado 103 de la Secretaria de Salud del 8 de abril del 2020, no existe evidencia sobre la eficacia de estos sistemas para realizar una desinfección efectiva del virus SARS-CoV-2 causante de COVID-19.

La concentración del desinfectante podría ser insuficiente para inactivar al virus, y el aerosol generado puede facilitar la diseminación del virus que pudiera estar presente en la ropa, cabello o pertenencias de las personas que pasan por el túnel, aumentando el riesgo de dispersión del virus.

De igual forma, la inhalación de sustancias desinfectantes puede causar, entre otras cosas, daños a las vías respiratorias, tos, estornudos e irritación de los bronquios, desencadenar ataques de asma, producir neumonitis química e irritación en piel, ojos y mucosas.

Estas tecnologías podrían generar una falsa sensación de seguridad de las personas y descuidar medidas básicas de prevención como lavado frecuente de manos, uso de etiqueta respiratoria y mantener una sana distancia.

En conclusión, la Secretaría de Salud no recomienda el uso y diseminación de estas tecnologías hasta que sea evaluada científicamente su efectividad, así como sus riesgos y beneficios.

Los tapetes sanitizantes se volvieron muy comunes desde el inicio de la pandemia, prometiendo la eliminación de virus en el calzado para evitar la contaminación de espacios.

No obstante, muchos se ha dicho que para que se lleve acabo un proceso de desinfección adecuado, el tiempo de contacto de las suelas de los zapatos con el líquido debe ser de más tiempo que el solo hecho de pasar por él, además implicaría un lavado posterior a su uso para el paso de la siguiente persona.

La eficacia depende del líquido que se use y su concentración, en caso de ser cloro no solo dañaría las suelas si no se correrá el riesgo de dañar la ropa.

Los protocolos de limpieza y desinfección de espacios comunitarios durante la pandemia, emitidos por el Gobierno de México y la OMS no contemplan el uso de este tipo de tapetes.

Servicios de desinfección o sanitización del hogar

Acorde con información de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) los establecimientos que proporcionan el servicio para sanear o desinfectar espacios públicos y privados deben apegarse a las Buenas prácticas en el uso de desinfectantes durante la prestación de los servicios de acuerdo con la NOM-256-SSA-2012, para ello deberán presentar ante la comisión, entre otras cosas, lo siguiente:

  • Formato del certificado que ampare el servicio. Donde se especifiquen datos de la empresa y el tipo de servicio (casa habitación, comercial, industrial, de servicio u oficinas), desinfectante aplicado, dosis y cantidades de desinfectantes utilizados, lugar y sitios tratados, precauciones y recomendaciones de seguridad al usuario antes, durante y posterior a la aplicación, entre otros.
  • Criterios para la colocación de los señalamientos, y el tiempo de espera de cada área para el reingreso de las personas.
  • En caso de realizar labores de limpieza, debe especificar las actividades a realizar para remover polvo, basura o materia orgánica que pudiera afectar la efectividad del desinfectante y deberá incluir los productos y utensilios que serán empleados en los distintos tipos de superficie.
  • Incluir las consideraciones particulares de cada área para una eficaz desinfección y las medidas de prevención para las personas.
  • Listado de productos o soluciones desinfectantes, Únicamente podrán utilizar productos de uso doméstico y de protección personal

La limpieza y desinfección tienen un precio

El catálogo para hacer frente al coronavirus mediante la higiene del hogar parece infinito. No obstante, consulta las recomendaciones de las autoridades con respecto a las medidas necesarias de limpieza y desinfección.

Con el fin de que tengas idea del costo al que puedes incurrir, en el siguiente cuadro te mostramos los precios mínimos y máximos de algunos productos y servicios para la limpieza en casa.

/cms/uploads/image/file/640645/Captura_de_Pantalla_2021-04-01_a_la_s__10.13.03.png

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) pone a tu disposición, el programa Quién es Quién en los Precios (QQP), el cual te permite consultar precios de diferentes productos de limpieza en establecimientos comerciales entre los que se encuentran supermercados, y mercados públicos.

Si piensas realizar la compra por internet, verifica que el sitio cuente con el protocolo de seguridad https:// y un candado cerrado en la barra de direcciones. Asimismo, verifica su dirección y teléfonos, así como sus políticas de pago, envíos, reclamación y de privacidad de la información.

Si te cobran indebidamente, no te respetan lo acordado o te niegan el servicio, Profeco te respalda, sólo llama al Teléfono del Consumidor 5568 8722 o 01 800 468 8722 o envía un correo electrónico a: asesoría@profeco.gob.mx.

Ante una publicidad engañosa denúnciala llamando al Teléfono del Consumidor o envía un correo a publicidadenganosa@profeco.gob.mx.

El aprendizaje que llegó

Para muchas personas, la pandemia los ha llevado a replantearse los hábitos de limpieza personal y del hogar.

Si algo hemos aprendido es que la higiene y el orden en casa son acciones esenciales para tu salud y tan importantes como la misma necesidad de la higiene personal y que ésta debe realizarse en cualquier ámbito, pero, sobre todo, en donde habitamos con un objetivo principal: evitar las enfermedades causadas por bacterias, parásitos y/o virus.

De acuerdo con la plataforma digital Bancompara, es momento de ajustar nuestras economías para el largo plazo y el presupuesto familiar a esos gastos a los que esta pandemia ya nos acostumbró.

Pero recuerda, no se trata de gastar de manera irracional. La OMS y el Gobierno de México han sido claros en las recomendaciones de limpieza y desinfección de los espacios, tómalas en cuenta.

Deja un comentario