CDMX 03/10/ 2021.- La diputada Juanita Guerra Mena presentó una iniciativa que reforma Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, a fin de establecer a nivel nacional y desde la perspectiva del desarrollo urbano, la implementación de los denominados senderos seguros en la planeación del entorno local.

La propuesta adiciona una fracción al artículo 10 de dicha ley, con el objetivo de definir y aplicar los lineamientos, políticas y criterios técnicos y operativos para la implementación de senderos seguros, de carácter municipal y de las alcaldías de la Ciudad de México.

Esto en coordinación con las autoridades locales en materia de seguridad ciudadana y prevención del delito, alineando los criterios de desarrollo urbano y desarrollo metropolitano al establecimiento de mecanismos inhibidores del delito y conductas antisociales.

“Se trata de una propuesta de avanzada en donde por mandato normativo todo el desarrollo urbano del país deberá considerar como parte de una política nacional de planeación, el establecimiento de senderos seguros”, apuntó.

La legisladora federal integrante de Morena manifestó que combatir los hechos antisociales y los delitos implica la prevención y se realiza a través de la formulación de políticas públicas tendientes a prevenir su comisión con la participación de los sectores público, privado y social.

Guerra Mena refirió que los programas y acciones de senderos seguros son casos de éxito en otras latitudes y tienen como finalidad el buscar contribuir positivamente a la erradicación de la violencia de género en la vía pública mediante el mejoramiento del espacio.

En ese sentido, argumentó que un sendero seguro implica de manera obligada dos factores: el primero, en la detención, a partir del importante análisis en materia de inteligencia y estadística delictiva. Detectar la zona de tránsito con mayor índice de violencia e inseguridad para las mujeres.

Dijo que el segundo implica un importante esfuerzo de los gobiernos locales, “para que a su vez, detectados estos polígonos de riesgos se realicen intervenciones consistentes en mejor alumbramiento al equipamiento urbano de banquetas”.

De ahí que “una política de senderos seguros implique no solo la intervención de obra pública y servicios, sino también de un profundo estudio social del polígono a fin de que por medio de la aplicación de la tecnología y la inteligencia al servicio de la seguridad pública, se encuentren las mejores y más adecuadas soluciones de intervención”, mencionó.

Por tal motivo indicó, la implementación de programas de senderos seguros debe darse a partir de una visión integral en la que el objetivo sea el erradicar las condiciones que propician la incidencia delictiva, entre ellas, el descuido del entorno urbano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *