La Catrina es por excelencia la representación mexicana de la muerte, su imagen se volvió tan fuerte que cruzó la frontera y se dio a conocer en todo el mundo. Han pasado 109 años desde su origen y, con el paso del tiempo, sus representaciones varían y se modernizan cada vez más.
En 1912 el grabador y caricaturista José Guadalupe Posada creó a la ‘Calavera Garbancera’. La cual tenía como propósito hacer una crítica a las empleadas domésticas que deseaban verse y vestir como las mujeres de clase alta en la época revolucionaria de la Ciudad de México. Esta ilustración retrata una calavera del pecho hacia arriba, acompañada de un amplio sobrero adornado con flores y plumas, y en la parte trasera un moño representativo de las empleadas domésticas de la época.
Esta ilustración quedó en el imaginario cuando el muralista Diego Rivera la incluyó en su mural ‘Sueño de la tarde dominical en la Alameda Central’, en el que hizo un homenaje a Posada. Con ello Rivera contribuyó a que la ilustración del caricaturista aguascalentense, fuera conocida en todo el mundo. Al incluir a la Calavera Garbancera le completó el cuerpo, por lo que cambió su estatus social, pues la mostró como una mujer elegante, de clase alta y la nombró Catrina.
A partir de ahí, la figura de la calavera con grandes sombreros estilo francés y elegantes vestidos se encuentran presentes en esta época del año, en los altares y decoraciones alusivos al día de muertos en México.

REFERENCIA Milenio/ “Éste es el origen y significado de La Catrina”

Texto y fotografía: Emiret Silvino / Maya comunicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *