¿Por qué en España se han cuatriplicado los contagios en tres semanas pese a que casi la mitad de la población está vacunada?

Desde el pasado 22 de junio la curva de contagios de coronavirus en España ha dado un vertiginoso giro ascendente haciendo que en poco más de tres semanas el número de contagios por cada 100.000 habitantes se haya multiplicado por cuatro. Ese día la incidencia se encontraba en 92,25 mientras que este lunes el dato publicado por el Ministerio de Sanidad alcanzaba los 368,03.

El país vuelve a niveles propios de la segunda o tercera ola en un momento especialmente delicado, cuando se intenta relanzar la economía por medio del turismo, un sector con especial peso en el PIB español y que se esperaba que tirara del empleo hasta mejorar incluso los datos prepandemia.

Sin embargo, hay una gran diferencia: ahora los masivos contagios no se traducen de la misma manera en ingresos hospitalarios, estancias en unidades de cuidados intensivos y fallecimientos. Se trata de una cuarta ola muchísimo menos mortal que las anteriores debido, fundamentalmente, a una campaña de vacunación que marca uno de los mejores registros del continente.

La alarma salta en Mallorca

El sobresalto llegó un poco antes de que se dispararan las cifras de contagios, a principios del mes de junio. Los viajes de fin de curso de los estudiantes que habían terminado el bachillerato a la isla de Mallorca dejaron un reguero de casos por toda la geografía española. Solo en Madrid se registraron centenares de positivos y más de 2.000 alumnos confinados.

Tras casi un año y medio de pandemia los adolescentes relajaron de manera casi total las medidas para frenar los contagios. Se viralizaron imágenes de fiestas y eventos masivos en los que no se usaba mascarilla ni se guardaba ningún tipo de medida de seguridad.

Jóvenes contagiados, jóvenes ingresados

Precisamente esa es una de las claves de la nueva ola en la que está inmerso el país. La mayoría de los nuevos casos corresponden a franjas de edades comprendidas entre los 12 y los 29 años, un sector de la población que todavía no está inmunizado.

Así, las personas entre 20 y 29 años tienen una incidencia acumulada durante las últimas dos semanas de 792 casos cada 100.000 habitantes, frente a los 42 de los mayores de 80, los 35 de los que tienen entre 70 y 79 años, o los 84 de la franja de 60-69.

La desagregación por regiones ofrece datos aún más polarizados. Navarra alcanza la incidencia más alta del país en una franja de edad, la de los 12-19 años, que llega a los 3.121, mientras que en Castilla y León supera los 2.300 y en otras cinco Comunidades Autónomas se pasa de los 1.100. Entre los 20 y los 29 años en Castilla y León hay una incidencia de 3.090 casos, en Asturias 2.279 y en Cataluña 2.165.

Estos datos se trasladan a los ingresos hospitalarios que ahora tienen una media de edad mucho menor que la de hace meses. La mayoría de los pacientes se encuentran en la treintena, aunque también se observan muchos casos de veinteañeros. Entre los pacientes de UCI uno de cada cuatro tiene menos de 40 años.

Tratando de evitar la criminalización de los jóvenes, muchos expertos señalan que la mayor incidencia de la pandemia en este colectivo en la actualidad también se debe que es el grupo que falta por inmunizar y a la mayor contagiosidad de la variante Delta, que se ha expandido en las últimas semanas por el país.

Los mayores, protegidos por las vacunas

En los últimos siete días se ha registrado en el país 32 fallecidos por coronavirus, una cifra realmente baja en comparación con la mortalidad que se observaba en oleadas anteriores de la pandemia con cifras similares de contagio a las actuales.

El motivo se encuentra detrás de la campaña de vacunación que se está llevando a cabo en España. Ya se han administrado casi 48 millones de dosis, lo que ha dado como resultado que el 59 % de la población tenga al menos una dosis inoculada, mientras que el 45,9 % ha recibido ya la pauta completa.

En todo el país son ya el 74,9 % de los mayores de 40 años quienes tienen la pauta completa, el 90 % si se incluye a quienes tienen una sola dosis. Además, ya están inmunizados el 83 % de los mayores de 50 años, el 97 % de los mayores de 70 y el 100 % de los de más de 80 años. Es decir, los colectivos más vulnerables, por edad y por su situación clínica, ya hace meses que se encuentran protegidos de los efectos más graves de la infección por SARS-CoV-2.

El caso especial de Cataluña

El caso de Cataluña resulta llamativo dentro del conjunto de territorios del país. Se trata de una de las regiones que ha convivido con algunas de las restricciones más duras y durante más tiempo para luchar contra la propagación del coronavirus. Sin embargo, a pesar de los sacrificios realizados ahora se encuentra a la cabeza de contagios.

El 22 de junio su incidencia era de 94, mientras que este 13 de julio alcanza los 889 y con un ascenso en aceleración. La rapidez de la explosión de contagios en la región no tiene precedentes, multiplicándose casi por 10 en poco más de tres semanas.

Según los últimos datos publicados por la Consejería de Salud de Cataluña en las últimas 24 horas se han detectado 8.585 contagios y los hospitales han registrado 78 ingresos nuevos, que suman en total ya 1.058, y 27 pacientes más en UCI (209 en total).

Precisamente, Cataluña es la única región que comienza ha mostrar datos preocupantes en cuanto a la capacidad asistencial. Así, sus camas UCI están ocupadas en casi el 19 % por pacientes covid, superando ampliamente el 7,87 % de la media nacional.

Vuelven las restricciones

Estas cifras están provocando la vuelta de las restricciones que parecían ya superadas. En Cataluña este lunes por la noche el Gobierno regional anunció que se cerrará toda la actividad nocturno a las 00:30 y que regresa el límite de 10 personas en los encuentros sociales. Además, ha pedido a los Ayuntamientos que limite el acceso a playas y parques desde la medianoche hasta las 6 de la mañana.

Por su parte, en la Comunidad Valenciana, otra de las regiones que mantuvo medidas más estrictas durante más tiempo, ha vuelto el toque de queda, que está vigente en 32 municipios, incluida la ciudad de Valencia. Cataluña ya está estudiando también esta medida, que es reclamada incluso por algunos alcaldes, como el conservador Xavier García Albiol, regidor de Badalona.

Además, la actual situación epidemiológica ha provocado que Francia y Bélgica recomendaran el pasado jueves a sus ciudadanos que no viajen a la Península Ibérica debido al aumento de casos de covid-19. Un día después, Alemania ampliaba a todas las regiones de España la alerta por riesgo de coronavirus. Entonces el país todavía no había alcanzado los 300 casos de incidencia.

Deja un comentario