El sorpresivo anuncio de Uruguay que pone en jaque la estabilidad de Mercosur

Uruguay tiene prisa. El presidente de ese país, Luis Lacalle Pou, no dudó en decirlo de varias maneras durante la rueda de prensa para anunciar que había recibido una carta del Gobierno chino “aceptando avanzar en un tratado de libre comercio”.

“El mundo avanza muy rápido y no nos espera, y el Uruguay hoy pasa de las palabras a la acción”, dijo el mandatario, tras afirmar que un eventual acuerdo comercial con el gigante asiático es “una muy linda posibilidad”.

El problema es que ese pacto bilateral podría tener otros dolientes dentro del Mercado Común del Sur (Mercosur), un bloque que integran Uruguay, Paraguay, Brasil y Argentina, y que en los últimos años se ha visto debilitado por la falta de consenso entre los Gobiernos que actualmente lo integran: mientras Lacalle y el ultraderechista Jair Bolsonaro pujan por la “flexibilización comercial”, el izquierdista Alberto Fernández apuesta en dirección contraria.

“Un poco de incomodidad”
El martes, en una reunión con los partidos de todos los sectores políticos de Uruguay, Lacalle admitió que estaba al tanto de que la decisión podría tener reacciones negativas dentro de Mercosur. Pero no mostró intenciones de retroceder: “Si genera una incomodidad, va a ser nada más y nada menos que un poco de incomodidad”.

La respuesta más esperada es la de Argentina. Aunque no hubo un pronunciamiento desde la Cancillería o la presidencia, el ministro de Desarrollo Productivo argentino, Matías Kulfas, consideró que la posición de Uruguay es incompatible con el Mercosur.

“Puede hacer un acuerdo bilateral con China por afuera del Mercosur o puede seguir en el Mercosur. La normativa del Mercosur es muy clara. Los acuerdos se hacen bloque; no se hacen de manera bilateral. Es una decisión que tomará el gobierno uruguayo y estaremos observando qué es lo que hace”, dijo Kulfas, citado por La Nación.

Deja un comentario