El titular de la Procuraduría Federal del Consumidor de México (Profeco), Ricardo Sheffield, anunció que algunas marcas de sopas instantáneas se retirarán del mercado debido a que son peligrosas para la salud.
Lo anterior fue la conclusión de un estudio que realizó la Profeco sobre las marcas de sopas instantáneas que se comercializan en México, y el cual se publicará en la edición de octubre de la Revista del Consumidor.
En entrevista para, Sheffield Padilla adelantó que, con base en los análisis, se determinó que algunas marcas de este producto son peligrosas para su consumo.
“Uno de los análisis que realizamos tiene que ver con esas sopas instantáneas que se han vuelto muy populares en el país, que las usan mucho para matar el hambre. Pero hay que tener cuidado, no vayan a matar más que el hambre”, advirtió el funcionario mexicano.
El titular de la Profeco detalló que, entre los elementos que se analizaron en el estudio, están el valor nutrimental de las sopas instantáneas, el tipo de empaque en el que vienen –algunos peligrosos para la salud-, y los que se promueven con publicidad engañosa.
Cuestionado directamente si los productos que se consideren peligrosos serán sacados del mercado, Ricardo Sheiffeld confirmó que esto ocurrirán en al menos, dos productos que son importados, aunque no precisó las marcas.
¿Qué tiene una sopa instantánea?
De acuerdo con la propia Profeco, las sopas instantáneas están hechas de hidratos de carbono (de harina o maíz), salsa de soya, sal, aceite refinado, vegetales deshidratados, aceite vegetal y glutamato monosódico, un aditivo alimenticio que realza el sabor de alimentos procesados.
Según la dependencia este aditivo no genera daños en la salud, pero al ser un potenciador del sabor, se le considera como un ingrediente que afecta directamente la sensación de saciedad del consumidor y provoca voracidad, lo que contribuye al aumento de la obesidad.
En un estudio publicado en agosto de 2020 en la Revista del consumidor por la Profeco se indica que este tipo de alimentaos tienen un aporte nutricional muy bajo incluso si se compara con alimentos como un sándwich de jamón con queso manchego, una lata de atún o dos o tres tacos de frijoles refritos con chile.
“Esas sopas no te nutren y el sabor que aportan no es a base de vegetales o carne, sino de una serie de saborizantes artificiales que no son buenos para tu organismo”, se lee en la conclusión del estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *