Tras asegurar que desde el Senado de la República se trabajará contra la impunidad en los delitos relacionados con la violencia sexual cometidos en contra de menores, la presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia, Josefina Vázquez Mota, asentó que no se puede ser indiferentes ni mucho menos dejar de actuar para combatir estos ilícitos.

Durante el “Foro Nacional en Materia de Prevención de Violencia Sexual Infantil”, la senadora del PAN agregó que la sociedad no debe dejar de actuar ante este tipo de casos. Reveló que por el crimen de violencia sexual se destruye la vida de por lo menos cinco millones de niñas, niños y adolescentes en México.

“Hoy, en lugar de tener miles de hogares en nuestro país, tenemos miles y miles de infiernos, porque son niños y niñas adolescente en donde, ese victimario que destruye cada día su vida, su confianza, ese victimario que ejerce todo su poder, va destruyendo la vida de las víctimas sin tener posibilidad de defensa”.

Vázquez Mota reiteró que desde la Cámara de Senadores se romperá el silencio para luchar conjuntamente con las organizaciones de la sociedad civil, a fin de enfrentar este crimen.

Durante su participación, Julia Borbolla, presidenta de Antenas por los Niños, reveló que México ocupa el primer lugar en el mundo de abuso infantil que no es denunciado, porque para la víctima es difícil “romper la red familiar”.

Conocemos los problemas de la violencia sexual en niñas, niños y adolescentes, agregó, pero debemos actuar con soluciones frente a este delicado problema, “porque el silencio en las victimas se da porque son intimidados” para no hablar sobre el tema.

Pese a ello, pidió implementar programas de capacitación en jueces, ministerios públicos, fiscales y peritos, porque las víctimas sí quieren hablar, pero en un entorno de seguridad de que su victimario va a ser castigado.

Liliana Mora Espinoza, de la fundación PAS, explicó que el abuso sexual infantil se da en todas las clases sociales y que 70 por ciento de los casos sucede en casa y es cometido integrante de la familia.

Añadió que 75 por ciento de los abusadores son personas que los niños y las niñas conocen y en las que sus padres suelen confiar, pero lamentó que los aliados del abuso sean la desinformación, el miedo y el silencio.

Moisés Laniado, representante de la Asociación civil KOL VEKOAJ, comentó que 40 por ciento de las víctimas se vuelven abusadores y repiten patrones de conducta de sus victimarios.

Agregó que uno de cada seis niños y una de cada cuatro niñas son víctimas de abuso sexual, por lo que nuestro país tiene el mayor índice de abuso sexual en menores, y menos del 2 por ciento se da a conocer.

En su participación reveló que solo el 1.5 por ciento de los casos conocidos se consigna al agresor. La víctima tarda por lo menos 20 años en hablar.

María Cecilia López, especialista en Abuso Sexual en la Infancia, aseguró que 99 por ciento de las victimas piden ayuda con códigos que en muchas ocasiones son imperceptibles.

Se debe de entender, agregó, que los efectos traumáticos por el abuso sexual para las víctimas son como si estuvieran en un campo de concentración, secuestro, desastre natural, enfermedad mortal, actos de tortura o un aguerra; por ello, dijo, solo entre 23 y 25 por ciento de los niños y niñas cuentan su secreto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *