Por: 

La flor de cempasúchil es originaria de México, su nombre proviene del náhuatl “Cempoalxóchitl” que significa: Flor de 20 pétalos.

En la época prehispánica, los aztecas que se liberaron de otra tribu de la que eran esclavos, cambiaron su nombre a mexicas, para borrar ese pasado, concertaban el amarillo intenso de esta flor con el sol, el máximo dios, nombrado Huitzilopochtli. La utilizaban en altares, ofrendas y entierros dedicados a sus muertos.

Los aztecas celebraban “día de los muertos”, con un festival de un mes de duración que se realizaba en agosto. Durante el festejo, el pueblo azteca honraba los espíritus de los antepasados fallecidos y conmemoraban al dios y la diosa casados que gobernaban el inframundo.

Mictecacihuatl era conocida como la “señora de la muerte”. Gobernaba el inframundo y vigilaba los huesos de los muertos, que los aztecas creían que eran una fuente de vida en el próximo mundo. Su calavera sonriente está fuertemente relacionada con el Día de los Muertos.

Mictlantecuhtli, el esposo de Mictecacihuatl, le ayudaba a gobernar el inframundo. Su calavera estaba decorada con plumas de búho, y partes del cuerpo espeluznantes. Se le ofrendaban sacrificios humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *