La ofrenda de día de muertos es uno de los rituales más importantes en las familias mexicanas. Se piensa que cada 1 y 2 de noviembre los fieles difuntos regresan a sus hogares para visitar y estar cerca de sus seres queridos, así como disfrutar de sus comidas y bebidas favoritas colocadas en sus altares.
Esta tradición popular es una mezcla de la cultura europea e indígena. Elementos europeos como flores y velas están presentes junto a la comida tradicional, el copal y la famosa flor de cempasúchil. Estos ayudan a que este ritual sea considerado colorido y vivaz, en el que los individuos reflejan su fe y dadivosidad.
Con el paso de los años se han ido agregando nuevos elementos, pero los originales aún son indispensables para que “no se pierda” el encanto espiritual, pues estos tienen sus historias, funciones y misticismos que hacen a esta tan especial. A continuación te dejaremos una lista de los elementos más importantes que toda ofrenda debe de tener:

Agua: Es considerada como la fuente de la vida, y ayuda a aliviar la sed de los fieles difuntos después del largo camino que recorrieron para llegar y a su vez se fortalezcan para su regreso.
Sal: Sirve para la purificación.
Velas: La llama que estás producen representan la luz, esperanza y fe. Ayudan a guiar a las almas y alumbrar el camino a sus hogares. En algunas casas cada vela representa un difunto. Originalmente los indígenas ocupaban rajas de ocote. Con la llegada de los europeos se comenzaron a utilizar velas y veladoras.
Copal: Los indígenas lo ocupaban para venerar a los dioses.
Flor de cempasúchil: Es un símbolo de festividad por su aroma y color. En muchas partes del país se tiene la costumbre de hacer caminos con sus pétalos para guiar a los difuntos.
El pan de muerto: Se acostumbra colocarlos en las ofrendas/altares, con la finalidad de alimentar las almas de los seres queridos/fieles difuntos.
Calaveras de azúcar: De acuerdo a su tamaño es su significado. Las chicas son dedicadas a la santísima trinidad. Las medianas hacen alusión a la muerte siempre presente. Las grandes son por el padre eterno.
Papel picado: Este se ocupa para adornar el altar.

REFERENCIA: INPI | Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas

Texto y fotografía: Emiret Silvino / Maya Comunicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *