De clima semifrío y húmedo, las 1,760 hectáreas que conforman el Parque Nacional Insurgente Miguel Hidalgo y Costilla, mejor conocido como “La Marquesa”, se localizan en la alcaldía de Cuajimalpa de Morelos dentro de la Ciudad de México y en los municipios de Ocoyoacac, Huixquilucan y Lerma en el Estado de México.
El apelativo de “La Marquesa” tiene mucho que ver con la nobleza que habitó aquí después de la Conquista. A doña Juana de Zúñiga, esposa del entonces marqués del Valle de Oaxaca, Hernán Cortés, se le concedió la autorización de erigir una hacienda en el territorio del parque, originándose así el nombre.
Años después, durante la Revolución Mexicana, lo que quedaba de la Hacienda de la Marquesa fue incendiado por los zapatistas, dejando prácticamente ruinas y recuerdos.
El parque está dividido en valles, así que en tu visita podrás conocer el Valle del Silencio, el Valle de las Monjas, el Valle del Potrero, el Valle del Conejo y el Valle de Salazar, por mencionar solo algunos. También cuenta con un paraje dedicado a la crianza y pesca de truchas conocido como El Zarco. En los diferentes espacios es posible realizar diversas actividades al aire libre tales como recorridos en bicicleta, gotcha y paseos a caballo o cuatrimotos.
En muchos de ellos te encontrarás rodeado de un intenso verde y nacimientos de agua. Tus sentidos agradecerán el trinar de los pájaros, el olor a pasto húmedo y el sabor de la deliciosa comida que se sirve en sus cabañas.
Llegar te tomará tan solo 55 minutos (40 km) desde la Ciudad de México; si partes de Toluca será un camino de 35 minutos (35 km) y desde la ciudad de Cuernavaca llegarás en 90 minutos (110 km), por lo que una escapada a La Marquesa durante los fines de semana es perfecta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *