CDMX, 30/09/2021.- De acuerdo con la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, el gobierno de Biden pide que se incremente de 28,5 billones de dólares a 35 billones de dólares el techo de la deuda pública, con el fin de paliar los gastos generados por la crisis sanitaria de COVID-19.
“El consenso abrumador entre los economistas y funcionarios del Tesoro es que no elevar el límite de la deuda produciría una catástrofe económica generalizada. En cuestión de días, millones de estadounidenses podrían tener problemas de efectivo… El incumplimiento podría desencadenar un aumento de las tasas de interés, una fuerte caída en los precios de las acciones y otras turbulencias financieras. Nuestra recuperación económica actual se convertiría en recesión”, alertó el pasado 20 de septiembre en The Wall Street Journal.
La petición del aumento del techo de la deuda pública se da, además, en un contexto global en el que las economías del mundo se reactivan gradualmente conforme avance la vacunación y se reanudan las actividades comerciales varadas por la pandemia.
El profesor de la Facultad de Economía de la UNAM, Rafael García Moreno, explica que la solicitud del gobierno de Biden incluye un ambicioso paquete fiscal para reactivar la economía y modernizar la infraestructura que no se había visto desde la Gran Depresión.
“Este plan para incrementar el gasto público contempla el plan de infraestructura más importante desde la Posguerra. Es un plan a ocho años que quiere modernizar toda la infraestructura de comunicaciones y transportes en todos los EEUU. Es una política fiscal con un sustento teórico muy fuerte, basado en la escuela keynesiana que promueve un mayor gasto para recuperación de la economía que funcionó muy bien en los 30”, explicó.
Este plan, de acuerdo con el experto, tiene fines expansionistas ya que también va encaminando a cerrar la brecha que existe entre EEUU y la economía china en la actual guerra comercial que ambos países sostienen.
“Es la aplicación de política fiscal pura para incrementar el gasto y con ello generar condiciones que promueven no sólo la recuperación, sino el crecimiento económico. Este anuncio va acompañado de medidas para incrementar el ingreso tributario”, agregó.
Bandera de EEUU - Sputnik Mundo, 1920, 10.09.2021

La intención del gobierno estadounidense, abunda el catedrático, es generar empleos y modernizar la infraestructura de EEUU, algo que a mediano o largo plazo también podría tener algún impacto en su política migratoria.
“Va a generar un mayor bienestar para la población de Estados Unidos, los va a dotar de infraestructura para muchos años más, pero todo esto puede incluso llegar a ayudar a la cuestión migratoria. Si realmente todo florece como debiera y se expande la producción allá, pues eventualmente necesita mayor mano de obra”, agregó.
En caso de aprobarse el plan de aumento al gasto público, el también consultor de la empresa Economía & Comercio Exterior (E&CEX) considera que éste podría ser aprovechado por el gobierno de México para invertir en el sector industrial, abandonado desde hace algunos años.
“En México tenemos mínimo 30 años sin política industrial. La industria mexicana está muy deteriorada, muy golpeada, sobre todo en los últimos cinco años (…). Más allá de lo que hagan países vecinos es indispensable que el gobierno mexicano participe de forma más activa con políticas industriales en México que permitan maximizar el beneficio que nos deja el mercado norteamericano”
El dólar (moneda de EEUU) y la bandera estadounidense - Sputnik Mundo, 1920, 02.08.2021

En un escenario contrario en el que se rechace el incremento, el especialista considera que uno de los principales efectos sería que se generarían las condiciones para un crecimiento de la economía china, lo cual podría, a largo plazo, beneficiar a México ante la llegada de capital chino.
“En un escenario contrario, la economía norteamericana, si bien está creciendo, lo haría a un ritmo menor. Por eso menciono el contexto con China porque sería renunciar a generar las condiciones que le permitan competir de una mejor manera con China. Esto podría dar pie a que se incremente la participación china en México”, señaló.
García Moreno considera que el plan de EEUU marca una nueva ruta sin políticas neoliberales que podrían servir como ejemplo a México sobre cómo dirigir el gasto público y la recaudación fiscal en los próximos años.
Tomado de Sputnik.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *