19 de noviembre del 2021.- La idea sobre posibles virus provenientes del espacio exterior no es nueva: desde hace mucho tiempo los científicos saben que los poliovirus y bacteriófagos son capaces de sobrevivir al vacío y la radiación ionizante cósmica.

Los constantes avances en la exploración espacial y la participación en esta industria de nuevos actores privados podrían representar un riesgo de invasión ‘extraterrestre’ para nuestro planeta. Pero contrario a lo que muestran las historias de ciencia ficción, no se trataría de hombrecitos verdes o criaturas monstruosas, sino de micobacterias y virus, asegura un estudio publicado el 17 de noviembre en la revista científica BioScience.
“Los riesgos de contaminación en ambos sentidos asociados con misiones futuras pueden ser mayores y más diversos de lo que se había estimado anteriormente. De hecho, una visión emergente es que es casi imposible explorar nuevos planetas sin transportar o entregar microbios”, dice el documento.
El texto además explica que varios organismos (algunos de ellos extremófilos) exhiben tolerancia a las condiciones necesarias para los viajes espaciales. De hecho, algunas bacterias pueden crecer y evolucionar bajo microgravedad, y una lista extensa de microbios puede sobrevivir al frío extremo, la radiación y la desecación.
Incluso Marte, el planeta que el multimillonario Elon Musk sueña con colonizar, podría estar plagado de amenazas biológicas para los seres humanos.
“La evidencia reciente sugiere que ciertas regiones del subsuelo de Marte podrían soportar altas densidades de células microbianas. Esas áreas de Marte y otros planetas y lunas extraterrestres considerados potencialmente habitables serían el objetivo de misiones dedicadas a buscar vida existente, amplificando así los riesgos de contaminación hacia adelante y hacia atrás”, detalla el artículo.
Los autores del documento exhortan a la comunidad internacional a desarrollar el campo de la ‘ciencia de las invasiones’, que examina esas amenazas y evalúa sus consecuencias.
Según los científicos, “los protocolos para la detección temprana, la evaluación de peligros, la respuesta rápida y los procedimientos de contención que se emplean actualmente para las especies invasoras en la Tierra podrían adaptarse para tratar con posibles contaminantes extraterrestres”.
Además, subrayaron que una mayor colaboración entre los ‘biólogos de invasión’ y los astrobiólogos mejoraría los protocolos internacionales existentes para la bioseguridad planetaria, tanto para la Tierra como para los cuerpos extraterrestres que podrían contener vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *