CDMX, 30/09/2021-. Si la inmortalidad fuese característica de la existencia humana, Miguel de Cervantes Saavedra cumpliría hoy 474 años. Como mínimo, nos diría cuando nació exactamente, una de las cuestiones que más intriga a los expertos. No existen partidas de nacimiento, por lo que sitúan el día de su venida al mundo utilizando el santoral católico. El 29 de septiembre es San Miguel. Motivo por el que el escritor pudo haber nacido ese día. Fecha que ha quedado grabada como su aniversario.
La ciudad madrileña de Alcalá de Henares es su lugar de origen y donde pasó sus primeros años de vida. No tardaría en trasladarse a Madrid, donde, en 1596, publicó sus primeras composiciones poéticas. Sin embargo, no se quedaría en la urbe. El literato viajaría por las costas del Mediterráneo como soldado, alistado en la Armada de la Santa Liga. Primero, Roma. Después, en 1571, las aguas de Grecia. Combatió en la batalla de Lepanto, de la que no salió bien parado. Dos disparos en el pecho y otro en la mano izquierda, que quedaría inutilizada. El sobrenombre manco de Lepanto acababa de hacerse un hueco en la historia.
Tras varios años de guerra en el Mare Nostrum, incluido un periodo de cautiverio en Argel, Cervantes retorna a España con la misión de hacerse un hueco en el mundo de las letras. El alcalaíno se abriría paso en los corrales de comedia, para los que escribió entre 20 y 30 obras. En 1585, vería la luz la Primera parte de la Galatea, su primera gran obra y clave en el género de la novela pastoril.
Los caminos de la vida y el amor le llevaron por Castilla y Andalucía. Residió en Sevilla, ciudad que influiría en obras como Rinconete y Cortadillo, El Celoso o El coloquio de los perros. Además, en la que era la gran urbe del país Cervantes comenzó a idear la que sería su cumbre literaria. Pero, sería en Valladolid, en 1604, donde se autorizó la publicación del primer tomo de El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha. Una historia que trascendería en la literatura en español. Alonso Quijano se transformó en adalid de las letras y cultura de España. Sus andanzas ofrecerían la eternidad a Cervantes, quien murió el 22 de abril de 1616.
La inmortalidad es un imposible para el cuerpo humano. Sin embargo, los logros alcanzados con el físico pueden superar las barreras de la carne y el hueso. El recuerdo de Cervantes está presente en la mente de la mayor parte de los millones de hablantes del español. Sus obras ocupan estantes en librerías de todo el planeta. El 29 de septiembre es el día en el que se celebra la infinitud de Cervantes, más allá de su persona.
Tomado de Sputnik.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *