La Ciudad de México es una de las 88 ciudades líderes climáticas clasificadas por la A List de CDP

CDMX a 23 de noviembre de 2020.- La Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) informa que la Ciudad de México fue reconocida por la organización internacional CDP como una de las 88 ciudades a nivel mundial que lideran la acción ambiental a pesar de las presiones que ha generado el COVID-19.

Esta distinción que se hace a la Ciudad de México dentro de la A List de CDP 2020 es por haber obtenido la calificación más alta por sus esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y por construir resiliencia a los impactos del cambio climático.

Para obtener una A dentro de la  List de CDP 2020, una ciudad debe tener un inventario de emisiones a escala comunitaria, tener definida una meta de reducción de emisiones, publicado un plan de acción climática para mitigación de gases de efecto invernadero y adaptación a los recientes y futuros peligros climáticos, entre otras acciones.

En el 2020, estas 88 ciudades que representan una población de casi 125 millones de personas, reportaron sus datos ambientales al Sistema Unificado de Reporte CDP-ICLEI y para obtener una calificación A, reportaron un inventario de emisiones GEI a escala comunitaria, una meta de reducción de emisiones, un análisis de riesgos y de vulnerabilidad, así como la publicación de un plan de acción climática para mitigación y adaptación al cambio climático, demostrando cómo reducirá los emisiones y peligros climáticos actualmente y a futuro.

Hace cinco años, desde que el Acuerdo de París fue firmado, la ciencia climática más reciente destaca que las emisiones globales deben reducirse a la mitad para 2030 y llegar a cero emisiones netas para 2050 a fin de evitar un cambio climático catastrófico, de ahí que las emisiones deben disminuir rápidamente y todas las ciudades deben actuar.

Las ciudades que integran la A List de CDP 2020 de este año demuestran que una acción de impacto y urgente es posible. A pesar de que casi el 40  por ciento de las ciudades en la A List no divulgaron a CDP en 2015, han demostrado ambición en sus acciones para enfrentar el cambio climático, definiendo metas ambiciosas de reducción de emisiones y construyendo resiliencia a los eventos extremos. Al hacerlo, nuestra ciudad y las otras 87 hemos ganado el título de líderes climáticos.

La Ciudad de México, a través de la Secretaría del Medio Ambiente, fue reconocida por sus acciones para desarrollar estrategias climáticas sólidas, rastrear y reducir las emisiones contaminantes, evaluar y mitigar los riesgos climáticos, así como reportar esas informaciones de manera transparente en su reporte de 2020 a CDP.

A lo largo de 30 años la ciudad ha registrado una tendencia a la baja en la concentración de contaminantes monitoreados y desde el año pasado se han alcanzado logros importantes con respecto a 2018 ya que hubo una disminución del 9 por ciento en las partículas PM2.5, 4 por ciento en las PM10 y dióxido de nitrógeno, 3 por ciento en dióxido de azufre y 2 por ciento en monóxido de carbono. Esto ha sido posible a partir de una coordinación con las autoridades federales y las entidades federativas que forman parte de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), así como al fortalecimiento de acciones dirigidas a prevenir y controlar la emisión de partículas y precursores.

Entre las acciones implementadas para reducir los niveles de contaminación destacan: la mejora del Programa de Verificación Vehicular, el control de vehículos ostensiblemente contaminantes, una industria con bajas emisiones, así como la reducción de compuestos orgánicos volátiles en productos domésticos, cosméticos y pinturas.

Otra acción para reducir los niveles contaminantes fue la publicación, en enero de este año, de la norma ambiental NADF-011-2018 con la que se promueve la instalación de equipos de control de emisiones de compuestos orgánicos volátiles, cambio de materias primas por insumos de menor impacto ambiental, así como mejores prácticas de operación en la industria y los establecimientos comerciales y de servicio como talleres automotrices, tintorerías, tiendas departamentales, hoteles y hospitales. Con la implementación de esta norma se podrá reducir hasta en un 30 por ciento las emisiones de comercios, servicios e industria generadora de Compuestos Orgánicos Volátiles (COV).

La ciencia climática más reciente es clara: las emisiones globales deben reducirse a la mitad para 2030 y alcanzar cero emisiones netas para 2050 para evitar un cambio climático catastrófico. Mientras el mundo lucha contra la pandemia de coronavirus, estas ciudades continúan intensificando su ambición y acción climática.

Deja un comentario