Los líderes del G20, reunidos este fin de semana en Roma, acordaron el proyecto de la declaración final de la cumbre, que define medidas para contrarrestar el calentamiento global, fomentar la recuperación de la economía mundial, asegurar la distribución equitativa de las vacunas y restablecer los viajes internacionales, entre otras cosas.
El proyecto fija el objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono para mediados del siglo XXI.
Algunos miembros del G20 insistían en la fecha de 2050, pero tuvieron que ceder frente a las exigencias de los países en vías de desarrollo que aún necesitan el carbono.
Los países del G20 también concordaron en asignar unos 100.000 millones de dólares a los países frágiles, que se enfrentan con el desafío de la transición ecológica.
Limitación del calentamiento global a 1,5 grados
Los líderes del Grupo de los Veinte (G20) se comprometieron a limitar el calentamiento mundial a 1,5 grados centígrados, por encima de la temperatura preindustrial, según el comunicado al que tuvo acceso la agencia Sputnik.
“Seguimos comprometidos con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento medio de la temperatura mundial muy por debajo de los 2 grados centígrados y continuar los esfuerzos para limitarlo a 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales”, dice el documento.
Además el G20 reconoce “la importancia clave de lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero o neutralidad de carbono a nivel mundial para mediados de siglo y la necesidad de fortalecer los esfuerzos mundiales necesarios para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París”.
“Nos comprometemos reducir significativamente nuestras emisiones colectivas de gases de efecto invernadero”, dice el documento.
El G20 reconoce que las emisiones de metano “representan una contribución significativa al cambio climático” y que “su reducción puede ser una de las formas más rápidas, factibles y rentables de limitar el cambio climático y sus impactos”.
Los países del grupo también prometieron elaborar planes nacionales de recuperación y resiliencia que contemplen asignar “una parte ambiciosa de los recursos financieros para mitigar y adaptarse al cambio climático y evitar daños al clima y al medio ambiente”.
Medidas para la recuperación económica
Los miembros del G20 continuarán fomentando la recuperación de la economía mundial sin levantar de manera prematura las medidas de apoyo, según el comunicado.
“Seguiremos fomentando la recuperación, sin abolir de manera prematura las medidas de apoyo. Al mismo tiempo, preservaremos la estabilidad financiera y la sostenibilidad fiscal a largo plazo y salvaguardaremos contra los riesgos de la caída y las repercusiones negativas”, destaca el documento.
Según precisa, “los bancos centrales están siguiendo de cerca la dinámica actual de los precios y, en caso de necesidad, actuarán para cumplir sus mandatos, incluido en lo relativo la estabilidad de precios”.
Los países del G20 monitorean “los desafíos mundiales que afectan a nuestras economías, así como las perturbaciones de las cadenas de suministro. Trabajaremos juntos para supervisar y abordar estas cuestiones a medida que nuestras economías se recuperen”, asegura la declaración.
Distribución equitativa de las vacunas
Los países del G20 tomarán medidas para asegurar la producción y la distribución rápida y equitativa de las vacunas a nivel global, según el comunicado.
“Reforzaremos las estrategias globales para apoyar la investigación y el desarrollo y garantizar su producción y su distribución rápida y equitativa en el mundo entero, también mediante el fortalecimiento de las cadenas de suministro y la ampliación y diversificación de la capacidad mundial de fabricación de vacunas a nivel local y regional”, declara el documento.
A tal fin, los miembros del G20 declaran que “nos comprometemos a abstenernos de las restricciones a la exportación incompatibles con la OMC y a aumentar la transparencia y la previsibilidad en el suministro de vacunas. Reiteramos nuestro apoyo a todos los pilares del acelerador ACT, incluido el COVAX, y seguiremos mejorando su eficacia”.
Al mismo tiempo, los líderes mundiales instan “el sector privado y las instituciones financieras multilaterales a contribuir a este esfuerzo”.
Además, el G20 reconoce la importancia de una rápida reacción ante las pandemias y, por lo tanto, apoyará “la ciencia para acortar el ciclo del desarrollo de vacunas, terapias y diagnósticos seguros y eficaces de 300 a 100 días después de la identificación de tales amenazas y trabajar a fin de que estén ampliamente disponibles”.
Restablecimiento de los viajes internacionales
Los representantes de los países del G20 concordaron en la necesidad de restablecer los viajes internacionales y garantizar su seguridad, según el comunicado.
“Nos esforzaremos por reanudar los viajes internacionales de manera segura y ordenada, en conformidad con la labor de las organizaciones internacionales pertinentes, como la OMS, la Organización de Aviación Civil Internacional, la Organización Marítima Internacional y la OCDE”, dice la declaración.
Los miembros del G20 reconocen “la importancia de las normas comunes para garantizar un viaje sin interrupciones, incluida la realización de las pruebas, los certificados de vacunación y la interoperabilidad y el reconocimiento mutuo de las aplicaciones digitales, y, al tiempo, para proteger la salud pública y garantizar la privacidad y la protección de datos”.
“Reiteramos el papel esencial del personal de transporte y la necesidad de un enfoque coordinado para el tratamiento de las tripulaciones aéreas, marítimas y terrestres, en consonancia con las normas de salud pública y con el principio de no discriminación”, puntualiza la declaración.
Plan de acción contra la corrupción
Los líderes del Grupo de los Veinte (G20) adoptaron un plan de acción para combatir la corrupción en los próximos dos años, según el comunicado.
“Renovamos nuestro compromiso con la tolerancia cero en la corrupción de los sectores público y privado, y con el logro de objetivos comunes en la lucha global contra la corrupción, adoptamos nuestro Plan de Acción Anticorrupción 2022-2024”, dice el documento.
La nota especifica que se luchará contra la delincuencia organizada, la corrupción en el deporte y en las situaciones de emergencia.
“Reafirmamos nuestro compromiso de negar refugio a los delincuentes por corrupción y sus activos, de conformidad con las leyes nacionales y para combatir la corrupción transnacional”, dice el comunicado.
Asimismo, los líderes del G20 se comprometen a reforzar sus esfuerzos para “prevenir, detectar, investigar, enjuiciar y sancionar eficazmente el soborno nacional y extranjero”.
El 30 y 31 de octubre Roma acoge la cumbre del G20, un foro que reúne a 19 Estados de todos los continentes del globo –Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, EEUU, Francia, la India, Indonesia, Italia, Japón, México, el Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía– y también a la Unión Europea.
En su conjunto, los miembros del G20 representan el 80% de la economía global, pero también son responsables del 80% de las emisiones globales del CO2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *