Viaja en los cántaros de barro

Viaja en los cántaros de barro

La diversidad de Veracruz está en su cultura, sus paisajes y los distintos grupos indígenas que han forjado su historia desde hace siglos. Todo esto se ha preservado para que todos tengamos la posibilidad de conocer sus más preciados tesoros, uno de ellos es el Pueblo Mágico de Zozocolco de Hidalgo, escondido entre el verde de la sierra.

El origen del nombre de este Pueblo Mágico viene del náhuatl y significa en español “En los cántaros de barro”. A partir de 1823 se le agregó el apellido Hidalgo para rendir honor a Miguel Hidalgo y Costilla, padre de la Independencia.

Zozocolco, como simplemente lo llaman sus habitantes, se encuentra al norte de Veracruz colindando con los municipios de Nautla, Juchique de Ferrer, Alto Lucero, Misantla y al este con el Golfo de México, justo en la Sierra Totonacapan.

Para llegar a Zozocolco por carretera puedes conducir por una hora 50 minutos desde Poza Rica, 4 horas desde Tlaxcala, 4 horas desde Xalapa o 4 horas 10 minutos desde Pachuca, Hidalgo. El aeropuerto más cercano es el de Veracruz.

El clima en Zozocolco, Veracruz, es cálido y templado con una temperatura promedio de 24º C, así que empaca ropa ligera y un impermeable porque la gran cantidad de vegetación alrededor hace que llueva constantemente.

Tonatico y Zozocolco fueron dos de los pueblos establecidos en la región antes de la llegada de los españoles a esta zona. En 1568, Tonatico comenzó a formar parte de Zozocolco con una población de origen totonaca en su mayoría, quienes estaban en desacuerdo por recibir órdenes de los conquistadores, así que vivieron en conflicto.

Durante la época de la Colonia en esta tierra se cultivó la vainilla y durante el Porfiriato, a principios del siglo XX, comenzó la cosecha de tabaco y caña de azúcar. Actualmente en Zozocolco encontrarás árboles de maderas preciosas como el cedro y la caoba, además de otras especies como laurel, jonote, palo mulato y chijol.

La mejor vista de Zozocolco y sus casas de techo de teja roja la obtendrás si subes al Mirador del Curato, te enamorarás de los diferentes tonos de verdes y texturas de la vegetación que rodea a este pueblo lleno de magia y bellezas naturales.

Programa tu visita a Zozocolco de Hidalgo durante el Festival de Globos de Papel de China para el que los artesanos hacen gala de su creatividad, llenando el cielo de los colores y la majestuosidad de sus globos de papel que llegan a medir hasta 20 metros.

El pasado colonial de Zozocolco se mantiene intacto en construcciones como la Parroquia de San Miguel Arcángel, edificada en 1600 por la orden de los franciscanos. Se encuentra en el Cerro de las Golondrinas, justo en el sitio donde se dice que apareció una imagen de oro y plata de San Miguel.

El vigilante del pueblo es un reloj –instalado en una de las torres de este templo en 1929–, éste se puede apreciar desde prácticamente cualquier ángulo.

Recorre a pie y explora a través de tu paladar uno de los platillos típicos de Zozocolco, las gorditas de plátano –ingrediente importante en la gastronomía veracruzana– o el mole regional, además de una barbacoa con la que terminarás chupándote los dedos.

Regresa a casa con pimienta, vainilla y café cultivados en sus tierras y no te vayas sin comer un delicioso pan de huevo.

Una de las tradiciones más arraigadas entre los artesanos de este Pueblo Mágico es el trabajo en cera, mismo que se exhibe en piezas para vender y en coloridos e imponentes adornos que decoran las fiestas populares. También la madera es la materia prima de sus creaciones.

Principal Turismo