Unicef México prevé apoyar a 60 mil niños tras sismos de septiembre

CDMX a 25 de Octubre de 2017.- El Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef) en México prevé apoyar a 60 mil niños afectados por los sismos ocurridos en septiembre pasado, en su primera fase de apoyo.

Así lo aseguró el representante de Unicef México, Christian Skoog, quien puntualizó que la recuperación y ayuda será a largo plazo, ya que se requiere de conseguir donaciones por cuatro millones de dólares, y que el gobierno permita que el organismo mantenga el apoyo a los estados afectados.

A un mes de los movimientos telúricos que sacudieron al país, Unicef ha obtenido donativos por dos millones 722 mil de dólares, lo que ha permitido el apoyo a 24 municipios en las cinco entidades más afectadas, apuntó el representante.

Sin embargo, se espera que para finales de diciembre, se hayan alcanzado 4.6 millones de dólares que permitan apoyar a 60 mil niños.

Skoog subrayó que las donaciones que en su mayoría han sido de empresas y fundaciones de países como Estados Unidos, España, Canadá y Dinamarca, se han destinado a 26 Espacios Amigables para la Infancia, en beneficio de mil 300 niños, distribución de suministros escolares a 100 escuelas con beneficio a cuatro mil niños en Puebla Así como la instalación de 100 espacios temporales de aprendizaje que apoyarán a cuatro mil infantes.

Además, de la capacitación a 162 docentes con herramientas de apoyo psicoemocional en beneficio de cuatro mil niños, y la distribución de 900 kits de higiene a familias en San Mateo Del Mar, en Oaxaca, y Tonalá, Chiapas.

Refirió que tras los sismos, niños y adolescentes en Chiapas, Ciudad de México, Oaxaca, Morelos y Puebla, continúan necesitando diferentes tipos de apoyo para recuperar la normalidad en sus vidas.

Skoog subrayó que la recuperación nacional tras una emergencia de esta magnitud, es un proceso que toma tiempo, y la infancia afectada requiere, además de protección inmediata, apoyo a mediano y largo plazo para garantizar su recuperación física y emocional.

“Nuestro trabajo en emergencias, como en todos los proyectos que tenemos en México, sólo es posible a través de la coordinación de esfuerzos con sociedad civil, autoridades y medios de comunicación, y mediante el apoyo de nuestros donantes”, señaló el representante del organismo en el país.

Asimismo, indicó también que la recuperación de la infancia afectada requiere de un compromiso nacional a largo plazo, por lo que seguir apoyando las acciones es clave para continuar avanzando.

Por otra parte, detalló que es crucial tanto para el beneficio individual de cada niño y adolescente afectado, como para el futuro del país, asegurar un regreso a clases en condiciones seguras.

“Las medidas tomadas por México tras el sismo del 85 le han mostrado al mundo que es posible fortalecerse y mejorar en muchos aspectos, tras una emergencia humanitaria, y lo mismo puede suceder ahora si entre todos nos esforzamos por mejorar el presente y el futuro de la infancia afectada”, concluyó Christian Skoog.