En lo alto de la Sierra oaxaqueña, tus sentidos despertarán con aroma a café en el bosque tropical; el canto de las palomas te acompañará siempre en un clima cálido que, sin embargo, te permitirá sentir el fresco aire de los pinos y abetos.

El relajante sonido de la cascada Arcoíris te espera justo con en el cenit del día pues a su caída contemplarás un espectro de luz continuo en el cielo cuando los rayos del sol atraviesen las pequeñas partículas de humedad formando un arco multicolor.

Comienza tu recorrido visitando el centro histórico. Recorre los pasillos del parque y detente frente a su kiosco de color blanco con detalles azules. Admira la estatua en honor al padre de la Independencia, el cura Miguel Hidalgo y Costilla. Entra en la iglesia principal para admirar los llamativos vestidos de los santos en tonos rojos y azules.

CONTEMPLA EL PASO DEL TIEMPO EN PLUMA HIDALGO

Admira el reloj instalado en una torre; es un emblema que se puede ver desde varios puntos de la comunidad. Detén el tiempo en tus pasos y disfruta de la tranquilidad del pequeño poblado que late al ritmo de tu corazón.

DISFRUTA DE UN ATARDECER EN EL MIRADOR

Sube a los miradores para ver el espectáculo que se asoma entre las montañas cuando el sol se va fundiendo con el cielo y en un instante desaparece marcando el ciclo diario de los días que llegan y los días que se van.

DELÉITATE AL SON DE LA CHILENA

Disfruta un tradicional tamal de mole en hoja de plátano mientras tus oídos son seducidos con la música de viento con un compás de seis octavos; siente los ritmos de la costa y admira un género musical conocido como la Chilena; la pieza más famosa de este género es Pinotepa, un himno tradicional en todas las regiones de Oaxaca que cuentan que fue música traída por los mineros de la cuenca chilena y la música tradicional mestiza de la región sureña de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *