Palenque con la majestuosidad de sus centros ceremoniales

Conocerlo es adentrarse en la historia y el misticismo de la Cultura Maya con la majestuosidad de sus centros ceremoniales. Al norte del estado se hallan tanto la antigua ciudad de Palenque, que construyeron los mayas, como el pueblo que sirve de punto de partida para explorar las maravillas naturales en derredor.
Un camino interrumpido por cascadas conduce hacia el sur hasta la zona arqueológica de Toniná. Si te diriges al sureste, pasando por la Selva Lacandona, encontrarás los vestigios de otras dos grandes urbes prehispánicas: Bonampak y Yaxchilán.
Venir aquí es tocar el corazón de la imponente Selva Lacandona y dejarte sorprender con sus auténticos sonidos, comenzando con la bienvenida que te da el aullido del mono saraguato y la huella del legendario jaguar; es bañar los sentidos en las impresionantes cascadas cristalinas color turquesa y disfrutar de cerca la naturaleza que llenará de vida y color a tu viaje.

La primera parada es el museo de sitio donde podrás darte una idea panorámica de la orientación de la ciudad, su historia, su contexto y las relaciones de Palenque con el resto del mundo maya; además, podrás recrearte con extraordinarios objetos relacionados con el arte, la religión, las prácticas rituales, la política y la vida cotidiana de los antiguos mayas, así como de los exploradores que han ido descubriendo los secretos del sitio.
Deja que la arquitectura maya se manifieste ante tus ojos con los mitos, ritos, rituales y creencias de los antiguos pobladores que compartiéron esta zona dentro de una vegetación que, hasta hoy, alberga diferentes tipos de aves de colores, monos aulladores, jaguares, tortugas y otras muchas especies de animales que antiguamente personificaron a los espíritus y deidades de la Selva Lacandona.
Siéntete arqueólogo al visitar el Templo de las Inscripciones, el Gran Palacio, el Templo XI, los templos de La Cruz Foliada, el Templo del Sol y el Templo del Conde; y cuando llegues al juego de pelota no dejes de preguntar a tu guía sobre el mito de la creación maya y los gemelos Hunahpú y Ixbalanqué, quienes desafiaron a los dioses de Xibalbá, e imagina la algarabía y la magia que habrán vivido esas mismas piedras que se presentan atemporales frente a tus ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *