Lugar de atmósfera nostálgica y belleza mágica. Lugar preferido de cineastas y artistas para su inspiración. Alguna vez pueblo minero, hoy en día, abunda el silencio y la mística. Una perla en el desierto, una experiencia única.
Obligado es visitar la Parroquia de San Pedro Apóstol, misma que conserva el púlpito original y sus paredes conservan los mosaicos que la recubren. Además de San Pedro, también se venera al Señor de los Trabajos.
Siéntate en una banca del Jardín Juárez, para disfrutar de una bebida hecha a base de tuna, después visita la Mina Cinco Señores y por las noches desde la Escuela Modelo, enamórate de la lluvia de estrellas.
Recorre los diferentes escenarios de películas tanto en las minas como en zonas que la naturaleza ha creado a lo largo de los años en este antiguo pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *