Si quieres disfrutar del sol, las olas, los arrecifes y cenotes en la costa del Caribe, Rivera Maya te espera. Aquí también encontrarás restaurantes de primera categoría, espacios para vivir al máximo la vida nocturna, exclusivos spas, centros comerciales y campos de golf. La Riviera Maya es uno de los mejores destinos para practicar buceo y snorkel.

En sus costas se asienta un extenso arrecife coralino, hogar de una enorme variedad de especies marinas. Si te sumerges en las aguas caribeñas te encontrarás rodeado por peces tropicales, rayas y tiburones ballena. El mar no es el único sitio donde puedes practicar actividades acuáticas sino también en los cenotes de la zona, albercas naturales que se forman por la desembocadura de ríos subterráneos.

La experiencia de explorar una caverna y nadar en agua cristalina jamás se borrará de tu memoria. Si prefieres el ecoturismo fuera de los grandes núcleos turísticos, gran parte de la región no ha sido urbanizada. Aquí, la flora y la fauna se desarrollan de manera natural.

La Reserva de Sian Ka’an es un espacio natural protegido que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y comprende complejos arrecifes coralinos, millones de peces, pequeñas bahías de arenas blancas y manglares.

NAVEGA POR LAS LAGUNAS MUYIL Y CHUNYAXCHÉ

Zarpa en una lancha hacia la reserva. Navega entre canales que abren paso a los manglares y admira los cientos de aves y reptiles que se alimentan de larbas, peces y pequeños insectos de colores.

DESCUBRE LOS YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS

Son veintitrés yacimientos arqueológicos y están inmersos en la reserva entre los que destaca Muyil, un antiguo e importante punto de la ruta comercial maya. Está instalado junto a una laguna espectacular y un mirador especialmente construido para que tomes fotografías de la laguna, la selva y el mar.

SUMÉRGETE EN EL CENOTE ESCONDIDO

Déjate conducir por los guías locales y flota en él cenote como hicieran los Mayas siglos atrás para refrescar sus cuerpos y sanar sus almas al conectarse con el agua que emana de las profundidades de la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *