La Peña de Bernal es una referencia obligada para escaladores

La Peña de Bernal es una referencia obligada para escaladores de todo el mundo. Pero Bernal no sólo es un destino para aquellos que buscan la aventura sino también un destino holístico por la energía que emana; es buscado asimismo por quien desea tomar la vida más despacio.

La Peña de Bernal es una referencia obligada para escaladores de todo el mundo. Pero Bernal no sólo es un destino para aquellos que buscan la aventura sino también un destino holístico por la energía que emana; es buscado asimismo por quien desea tomar la vida más despacio.

El transcurrir del tiempo parece no afectar a sus pobladores quienes viven más años, que viven bajo el cobijo del tercer monolito más grande del mundo; formado hace 65 millones por la fuerza mermada de la lava volcánica. Muchos misterios están ligados a su peña. Lo evidente es que pareciera un imán que atrae fuertemente, por lo menos una vez en la existencia.

La Peña de Bernal es considerada por los concheros como la puerta de entrada a la Gran Chichimeca; el chichimeca es  para los locales, un sinónimo de guerrero victorioso, que fue conquistado pero nunca vencido.
CONOCE AL ALTER EGO DE QUETZALCÓATL
Investiga y llega a tiempo para observar a un grupo de concheros que se prepara para una ceremonia. Vienen porque la peña está llena de señales que no definen la línea entre la prehistoria y la historia, sólo la complementan. En ella identifican águilas, jaguares, tortugas, morsas, caballos, simios, perros, elefantes, leones, primates y figuras de hombres, mujeres y niños.
COMIENZA EL RITO
Antes de iniciar la danza, ve salir a los peregrinos de todos lados para preparar el lugar limpiando el aire y la tierra con ramas de ruda y romero. Mira a la sahumadora encender el ocote que calienta el copal para ofrecer el fuego nuevo a las cinco direcciones del universo, para pedir a la Madre Tierra el permiso de vivir las manifestaciones físicas y materiales del sol y del espíritu.
VUÉLVETE UNO CON EL MOVIMIENTO
Observa a los concheros saludarse con una inclinación. Escucha a los huehuetls tamborilear gravemente para hacer salir la resonancia que se manifiesta en cuanto los duendes, de las manos de los intérpretes, entran en las cámaras invisibles donde el sonido se transforma en eco. Siente cómo las esencias de las hierbas van subiendo para llenar a las nubes de olor a tierra y luego ve a los danzantes que comienzan a moverse alrededor del fuego.
Deja que el canto, la música, la danza y las esencias te conecten con el grupo y sé parte de un espíritu que crece y te hace suyo por completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *