Descubre un pueblo labrado en cantera

Aculco, Pueblo Mágico es un pequeño pueblo favorecido con inmensas bellezas naturales, pero también es poseedor también de una gran historia. Un pueblo de influencia otomí que tiene mucho que contar.

RECORRE EL CENTRO
Cuando llegues al centro de Aculco te sentirás sorprendido por su belleza y su pintoresco encanto. Camina por las calles adoquinadas y por las construcciones sostenidas por columnas de cantera que te transportan a otro tiempo. Visita el jardín central y camina por sus callejones. Conoce el Convento de san Jerónimo y sorpréndete con su extraordinaria arquitectura y los hermosos lienzos de la época novohispana que decoran la sacristia. En el patio central admírate con su reloj montado sobre una torre de cantera, testigo de la historia de este pueblo desde hace más de 200 años.

PASEA POR LA TIERRA DEL QUESO
La gastronomía de Aculco es otro de los tesoros que vale la pena disfrutar. Ve al mercado del pueblo para comerte un plato de mole poblano o una barbacoa. Compra el tradicional pan artesanal. Mira de cerca el proceso con el que se preparan los quesos, el gran tesoro de Aculco. Prueba el queso oaxaca y el queso manchego con sus combinaciones de ajo y especias, la mantequilla y los dulces de leche también son un capricho obligado que debes cumplirte.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario