La primera zona de playa mexicana de fama mundial lucha por recuperar su antiguo esplendor de la década de los años 1950, cuando era el centro vacacional de playa preferido por las luminarias del cine estadounidense. Ahora, a la par de centro turístico, es una importante escala en la ruta marítima de la costa del Pacífico entre México y Estados Unidos.
Uno de sus principales atractivos son los saltos de los indígenas en La Quebrada, un acantilado de 35 metros de altura desde la plataforma de lanzamiento. Dado que en el fondo, la profundidad mar varía con el oleaje, el clavado se convierte en un acto de vértigo. Otros lugares de interés son la Isla Roqueta y en la ciudad, la catedral de Nuestra Señora de la Soledad, el Fuerte de San Diego y el Parque Papagayo. En mayo se celebra en la ciudad el Festival de Acapulco, uno de los más conocidos de la música pop.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *