Tu personalidad puede proteger o hacer envejecer a tu cerebro, según un estudio

Tu personalidad puede proteger o hacer envejecer a tu cerebro, según un estudio

Algunos rasgos de la personalidad podrían ser un factor crucial para que algunas personas desarrollen un deterioro cognitivo leve en la edad adulta, según un nuevo estudio.

Ser más minucioso y extrovertido mantiene a raya el deterioro cognitivo leve durante más tiempo, mientras que tener niveles más altos de neurosis aumenta sus probabilidades, según un estudio publicado este lunes en la revista académica Journal of Personality and Social Psychology.

«Los rasgos de personalidad reflejan patrones relativamente duraderos de pensamiento y comportamiento, que pueden afectar acumulativamente a la participación en conductas y patrones de pensamiento saludables y no saludables a lo largo de la vida», dijo en un comunicado la autora principal, Tomiko Yoneda, estudiante de postdoctorado en Psicología en la Universidad de Victoria, Canadá.

«La acumulación de experiencias a lo largo de la vida puede contribuir a la susceptibilidad de determinadas enfermedades o trastornos, como el deterioro cognitivo leve, o contribuir a las diferencias individuales en la capacidad de hacer frente a los cambios neurológicos relacionados con la edad», añadió.

Si bien esta asociación se observa en la práctica clínica, es difícil saber cuál es «el huevo o la gallina», dijo el Dr. Richard Isaacson, director de la Clínica de Prevención del Alzhéimer del Centro de Salud Cerebral de la Facultad de Medicina Schmidt de la Universidad Florida Atlantic.

«Algunos rasgos específicos pueden aumentar el riesgo debido a toda una vida de comportamientos que predisponen a una persona a desarrollar un deterioro cognitivo o la enfermedad de Alzhéimer, o podría haber un papel biológico más directo relacionado con la patología temprana de la enfermedad», dijo Isaacson, que no participó en el estudio.

«La neurosis es específicamente un rasgo que me viene a la mente, y los metaanálisis anteriores también lo han demostrado. La rumiación y la preocupación están relacionadas con volúmenes cerebrales más pequeños», dijo en un correo electrónico. «No está claro si la vía del estrés/neuroinflamación es la que impulsa esto. No existe un biomarcador para esto, así que es difícil de probar».

Rasgos clave de la personalidad
El estudio analizó las personalidades de casi 2.000 personas que participaban en el Proyecto Rush de Memoria y Envejecimiento, un estudio longitudinal de adultos mayores del área de Chicago que comenzó en 1997. El estudio examinó el papel de tres rasgos clave de la personalidad: la minuciosidad, la extroversión y la neurosis, en la forma en que las personas afrontaban el deterioro cognitivo en la edad avanzada.

La neurosis es un rasgo de la personalidad que afecta a la forma en que una persona afronta el estrés. Las personas neuróticas afrontan la vida en un estado de ansiedad, enfado y timidez, y suelen ver las frustraciones menores como algo irremediablemente abrumador o amenazador.

Las personas minuciosas tienden a tener altos niveles de autodisciplina y son organizadas y dirigidas a objetivos, dijo Yoneda, mientras que los extrovertidos viven con entusiasmo y a menudo son asertivos y sociables.

Las personas con una puntuación alta en minuciosidad o una puntuación baja en neurosis eran significativamente menos propensas a desarrollar un deterioro cognitivo leve durante el transcurso del estudio, dijo Yoneda.

Cada seis puntos adicionales que una persona obtenía en la escala de minuciosidad se «asociaba con un riesgo 22% menor de pasar de un funcionamiento cognitivo normal a un deterioro cognitivo leve», dijo Yoneda.

Esto podría traducirse en que una persona de 80 años de edad con un alto grado de minuciosidad vive dos años más sin problemas cognitivos, en comparación con los que obtuvieron una puntuación baja en ese rasgo, según el estudio.

Según el estudio, ser más extrovertido y participativo socialmente parece ofrecer un año más de vida sin demencia. También aumentaba la capacidad de una persona para recuperar la función cognitiva normal después de recibir un diagnóstico previo de deterioro cognitivo leve, tal vez debido a los beneficios de la socialización.

Sin embargo, a medida que los niveles de neurosis aumentaban, también lo hacía el riesgo de pasar al deterioro cognitivo: cada siete puntos adicionales en la escala «se asoció con un 12% más de riesgo», dijo Yoneda, lo que podría traducirse en la pérdida de al menos un año de cognición saludable.

Este estudio no es el primero que muestra una conexión entre la personalidad y la función cerebral.

Investigaciones anteriores han demostrado que las personas más abiertas a las experiencias, más minuciosas y menos neuróticas obtienen mejores resultados cognitivos en las pruebas y experimentan menos deterioro cognitivo con el tiempo.

Estilo