Testigo describe «mucho pánico» cuando el humo envolvió un vagón del metro de Brooklyn

Testigo describe «mucho pánico» cuando el humo envolvió un vagón del metro de Brooklyn

Un testigo que dijo que estaba en el vagón de metro donde ocurrió el tiroteo en Brooklyn describió el caos en el lugar, y señaló que vio mucha sangre en el piso y que los disparos sonaron como fuegos artificiales.

El conductor de metro dijo que el tren se retrasó debido al tráfico minutos antes de que llegara a la plataforma de la calle 36 en Sunset Park, según Yav Montano, y fue entonces cuando el humo invadió repentinamente el vagón.

Luego escuchó «lo que pensé que eran fuegos artificiales, pero ahora me entero que eran disparos y estoy agradecido de haberme escondido detrás de una de las sillas… Sinceramente, no tengo palabras para lo que he vivido», señaló.

«Estaba en la parte delantera del tercer vagón y todo sucedió en la parte trasera del mismo vehículo… Tan pronto como el humo se empezó, comenzó a engullir todo. La gente comenzó a moverse hacia la parte delantera».

Varias personas fueron halladas con disparos cuando las autoridades atendieron una llamada por una situación de humo en la estación de metro de la calle 36 y la 4ta avenida, aproximadamente a las 8:30 a.m., hora local, de este martes, según el Departamento de Bomberos de Nueva York. El Departamento de Policía dijo que no hay artefactos explosivos activos «en este momento» en la estación de metro. Anteriormente se encontraron «varios dispositivos sin detonar», según el FDNY.

Montano dijo que un pasajero trató de abrir la puerta del vehículo que conectaba con otro separado, pero no pudo abrirla.

«Había sangre en el piso. Había mucha sangre por el piso. Y en ese momento, no pensé que fuera un tiroteo porque sonaba como fuegos artificiales. Todo lo que vi fue gente pisoteándose unos a otros, pisoteándose unos a otros, tratando de entrar por la puerta que estaba cerrada con llave y con mucho pánico. Pero, afortunadamente, el tren se movió rápidamente a la siguiente parada y todos salieron del tren a toda prisa», dijo.

Él tenía puesta una mascarilla en el tren, pero ya no podía usarla porque estaba «negra de humo».

Calculó que entre 40 y 50 personas iban con él en el vagón del metro. Montano dijo que trató de esconderse y hacer espacio para una anciana cerca de él. Ella «incluso me entregó su pequeño spray de pimienta de su bolso en caso de que algo sucediera. Me lo dio de su bolso y me dijo que lo usara por si acaso», dijo.

Grabó un video corto, pero un hombre a su lado le aconsejó que guardara su teléfono.

Montano dijo que ahora está trabajando en Williamsburg, Brooklyn.

Internacionales