Sorprenden al público propuestas coreográficas ganadoras del Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga 2017

Ciudad de México, 12 de diciembre de 2017.-Anoche, un público entusiasta que se dio cita en el Palacio de Bellas Artes aplaudió con beneplácito las nuevas propuestas de la danza contemporánea mexicana presentadas por los coreógrafos Miguel Pérez García / Isabel Aguerrebere, Erika Méndez Ureña y Edisel Cruz González.

Tales actuaciones dieron forma a la función de gala del Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga 2017, que en una presentación especial en el máximo recinto cultural del país albergó a las coreografías Estepa de Pérez García y Aguerrebere, y La matriz (Teoría sintérgica) de Méndez Ureña, las cuales obtuvieron una mención honorífica, así como El espectador de Cruz González, obra ganadora del certamen organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes.

La gala comenzó con dos cantantes y guitarristas al centro del escenario. Ellos eran los coreógrafos Miguel Pérez García y Heber Cruz, quienes externaban su dilema: hacerle caso a su cabeza inteligente o a la que los mete en problemas.

Poco a poco, Pérez García y Aguerrebere, acompañados de otros tres bailarines, dieron forma a una coreografía que resultó de su exploración del movimiento, del cuerpo y el sonido, pero sobre todo de las emociones del ser humano. “Buscamos llegar a la sensibilidad del espectador y hablarle a través del movimiento corporal de la crisis existencia que vivimos, de la resistencia contra uno mismo”, comentó Pérez García.

La segunda pieza fue La matriz (Teoría sintérgica) de Erika Méndez Ureña, una propuesta muy contemporánea que recurre a la teoría del científico mexicano Jacobo Grinberg (desaparecido misteriosamente en 1994) para reflexionar acerca de la conciencia y la necesidad de la salir de la Matriz que “predetermina la vida del ser humano”.

La coreógrafa (Mejor Intérprete Femenina y Mejor Iluminación del certamen) explicó que su obra es un homenaje a Grinberg, al describir su teoría de sintérgica. Además, comentó, es la prueba de haber alcanzado nuevos niveles de calidad dancística.

Finalmente, Edisel Cruz González, ganador de la edición 2017 del Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga, sorprendió al público con la obra El espectador, una muy propositiva coreografía que rompe las fronteras de la danza para llegar al teatro-danza, el performance y los recursos multimedia para poner sobre el escenario el tema de la enajenación por los medios de comunicación.

Un individuo sentado frente al televisor es atacado por los personajes de la pantalla, impidiéndole ponerse de pie y escapar, por lo cual la solución está en su propia mente, en el indagar en las causas que afectan su realidad.

“Hoy más que nunca, el arte tiene la responsabilidad de dar respuestas a las preguntas que habitan en el corazón del ser humano, cuál es el motivo de nuestra estancia en la tierra”, señaló el coreógrafo de origen cubano radicado en México.

Los creadores participantes manifestaron su beneplácito por presentarse en el Palacio de Bellas Artes, un escenario –coincidieron—al que aspiran a llegar todos los bailarines y coreógrafos mexicanos.

El Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga 2017 y la gala coreográfica de ganadores es una oportunidad no solo de reconocer el trabajo, el profesionalismo y la pasión tanto de las nuevas generaciones de coreógrafos como de los ya consolidados, sino también de exaltar la diversidad de las apuestas escénicas que se registran en México, además de refrendar a este certamen como una plataforma de creación y proyección que se ha mantenido viva desde hace 36 años, se señala en el programa de mano.