Según un estudio israelí, el oxígeno puede reducir el estrés postraumático

Según un estudio israelí, el oxígeno puede reducir el estrés postraumático

El trastorno de estrés post traumático (TEPT) es una constante en las clínicas de salud mental israelíes, un estudio reciente indica que el tratamiento con oxígeno hiperbárico puede reducir enormemente sus síntomas.
«Por primera vez en el mundo investigadores de la Universidad de Tel Aviv y el centro médico Shamir han aliviado a pacientes con síntomas de TEPT usando nuevos protocolos de terapia con oxígeno hiperbárico», arrancaba flamante el comunicado oficial de la Universidad de Tel Aviv (TAU).
Los pacientes a los que hacía referencia eran 35 veteranos de las Fuerzas de Defensa israelíes que sufren TEPT resistente a tratamiento, tanto medicación psiquiátrica como psicoterapia, según explicó la doctora Keren Doenyas-Barak, una de las investigadoras del estudio publicado esta semana en la revista científica PlosOne.
«Los veteranos fueron divididos en dos grupos: uno recibió el tratamiento de terapia con oxígeno hiperbárico mientras que el otro sirvió como grupo de control», explicó Doenyas-Barak. «Tras un protocolo de 60 tratamientos se demostró la mejoría de los síntomas de TEPT, incluyendo la hiper excitación, evitación y depresión. Es más, la mejoría tanto funcional como estructural se observó en las heridas del cerebro no sanadas que caracterizan el TEPT».
El estudio buscaba afectar físicamente al cerebro, no usando herramientas psicológicas, sino biológicas. Y ahí reside su innovación.
Los efectos beneficiosos de las sesiones se apreciaban a través de los métodos diagnósticos de evaluación de los síntomas y escáneres cerebrales, y en ambos se apreciaron grandes progresos. De acuerdo con la escala diagnóstica, al final del ciclo terapéutico, no se consideraba que la mitad de los tratados padecía el trastorno.

¿Cómo funciona el tratamiento hiperbárico?

La medicina hiperbárica implica tratamientos en una cámara presurizada donde la presión atmosférica es más alta que la presión a nivel del mar y el aire es rico en oxígeno. Se considera una forma segura de tratamiento y ya se usa para tratar varios problemas y enfermedades. Las pruebas recopiladas en los últimos años indican que los protocolos hiperbáricos especiales pueden mejorar el suministro de oxígeno al cerebro, mejorando así la generación de nuevos vasos sanguíneos y neuronas.
Se cree que la terapia funciona aumentando la plasticidad del cerebro, lo cual permite que se las heridas en el tejido cerebral se curen.
El TEPT se activa tras experimentar un acontecimiento tan traumático que no se puede procesar completamente dejando partes del cerebro en un estado de hiper excitación que daña su elasticidad, explicó el comunicado de la TAU.
«Hoy en día entendemos que el TEPT que es resistente al tratamiento está causado por heridas biológicas en el tejido cerebral, lo que impide el éxito de los intentos de curación psicológica y psiquiátrica», indicó el profesor Shai Efrati, líder de la investigación.
La terapia con oxígeno «provoca la reactivación y proliferación de células madre, así como la generación de nuevos vasos sanguíneos y mayor actividad cerebral, de modo que se acaba restaurando la funcionalidad de los tejidos cerebrales», explicó Efrati.

Oxígeno puro

El equipo de Efrati lleva años investigando terapias potenciales usando cámaras de oxígeno hiperbárico, donde quien entra respira oxígeno puro por un tiempo específico.
Según la investigación esto sucede porque respirar el oxígeno puro hace que aumente la actividad cerebral, tanto en los lóbulos frontales del cerebro, la región responsable de la regulación de las emociones y las funciones ejecutivas, como en el hipocampo, responsable de las funciones de la memoria.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) casi el 4% de la población mundial y el 30% de los soldados de combate desarrollan esta dolencia
Salud