Rinden homenaje a Carlos Abascal Carranza, un mexicano excepcional

CDMX a 10 de Agosto de 2017.- El Partido Acción Nacional, la Fundación Rafael Preciado Hernández y la Secretaría Nacional de Acción Juvenil, así como familiares y amigos de Carlos María Abascal Carranza, le rindieron un emotivo homenaje en el marco de la presentación del libro “Un cristiano en la vida pública”, de María Luisa Aspe Armella.

En el Auditorio Manuel Gómez Morin, de la sede nacional del PAN, el Secretario General del Partido, Damián Zepeda Vidales, definió a Carlos Abascal como un mexicano destacado y excepcional que tuvo muchas virtudes, “pero que principalmente hizo de la congruencia su modo de vivir”.

“Carlos Abascal tuvo la capacidad de conciliar perfectamente los valores personales con su vida pública, lo que no siempre es sencillo de hacer. Su vida pública estuvo marcada por la eficacia y por los resultados. Como Secretario del Trabajo y Previsión Social logró que en este país existiera una inédita paz laboral, a pesar de que formaba parte de un gobierno de alternancia, emanado de un partido que era ajeno al histórico pacto corporativo de los grandes sindicatos con el Estado mexicano”.

También, destacó Zepeda Vidales, su paso por esta dependencia federal permitió al país transitar hacia una nueva cultura laboral, cuya base debía ser la dignidad de la persona, que incluye reconocer que el trabajo humano tiene un valor ético y trascendente que excede a su valor meramente económico, por lo que debe ser como un medio para el desarrollo integral del individuo.

“Esa visión, por supuesto, es plenamente compartida por el Partido Acción Nacional. Ahora que estamos en el proceso de elaboración de nuestra plataforma política para el proceso de 2018, sin duda vamos a retomar estas ideas que impulsó don Carlos para ponerlas en práctica una vez que regresemos al gobierno”, agregó.

Por su parte, el Secretario de Comunicación del PAN, Fernando Rodríguez Doval, destacó la capacidad de diálogo de don Carlos Abascal, con quien trabajó estrechamente durante sus dos últimos años de vida, primero como Secretario General Adjunto en el CEN del PAN y, posteriormente, como Director General de la Fundación Rafael Preciado.

“Carlos Abascal era un político profundamente dialogante que creía en el diálogo como un mecanismo para resolver conflictos y para sacar adelante acuerdos. Es decir, él creía en un diálogo con resultados. Cuando Carlos fue Secretario del Trabajo y Secretario de Gobernación, a través del diálogo, del acuerdo, de esta capacidad de conciliación, logró sacar adelante muchísimos acuerdos muy importantes para el país. Era un hombre con una enorme autoridad moral y que siempre iba al encuentro de los que no estaban con él”, recordó el hoy también Director General de la Fundación Rafael Preciado Hernández.

Durante la presentación del libro y homenaje, también participaron la autora, María Luisa Aspe Armella; Gerardo Aranda Orozco, Vicepresidente del Centro de Estudios Políticos (CEPOS); Rodrigo Abascal Olascoaga, Presidente de la Fundación Carlos María Abascal Carranza; y Alan Ávila Magos, Secretario Nacional de Acción Juvenil, quienes coincidieron en recordar que el homenajeado consideraba a la política como un arte, como una ciencia y como una virtud.

“Como un arte, porque conciliar intereses diversos requiere talento y capacidad; como una ciencia, porque el político debe ser un conocedor de la realidad y tener una formación por encima de lo ordinario; y como una virtud porque solamente buscando el bien de los demás es posible entregarse a esta actividad, la política”.