CDMX a 15 de Abril de 2019.- Tras anunciar que Ana Teresa Aranda será una de las voceras de la campaña de Enrique Cárdenas, el Presidente de Acción Nacional aseguró que los panistas de antes, los de ahora, la Dirigencia Nacional, el resto de los partidos que encabezan la candidatura común, así como todos los ciudadanos van a dar juntos la batalla por quien es el mejor candidato para ser Gobernador de Puebla.

Al encabezar el reto Basura Challenge, que consiste en limpiar un espacio público y fue una invitación del dirigente juvenil Alan Ávila, Marko Cortés convocó a quienes eran panistas, a que se sumen de nuevo a Acción Nacional como Ana Teresa Aranda.

“El PAN les da la bienvenida porque los requerimos a todos para poder dar estas batallas ciudadanas, como la que están dando con Enrique Cárdenas, donde saben que Acción Nacional hizo suya la propuesta de la sociedad civil”.

Asimismo, Marko Cortés puntualizó que el actuar de MORENA y la imposición que quieren hacer de Barbosa huele mal; tanto el proceso de definición de candidato como toda esa división será su talón de Aquiles.

“Los problemas de MORENA son de MORENA, las diferencias de los morenistas son de los morenistas. El principal enemigo de MORENA está dentro de MORENA y Barbosa a todas luces es un candidato que están imponiéndole a MORENA, y es un candidato que quiere imponerle a los poblanos. Yo espero que los poblanos no se dejen imponer a Barbosa”, dijo.

En la actividad, acompañaron al Dirigente y al candidato, líderes como Genoveva Huerta, Eduardo Rivera, Humberto Aguilar Coronado, Francisco Fraile y Rafael Micalco.

Ana Teresa Aranda destacó que no hay tiempo de soberbias y tienen que hacer un lado los agravios. Por ello, manifestó que se sumará presencialmente a la campaña y a Acción Nacional para seguir haciendo equipo por el bien de Puebla y el de México.

Por su parte, el candidato a gobernador dijo que se necesita un gobierno honesto y decente, y su proyecto representa el progreso, la libertad y la honestidad.

En la zona de la Junta Auxiliar de la Libertad, que cuenta con una extensión de Puebla a Tlaxcala y es uno de los ríos más sucios del país, Marko Cortés también expuso que esta actividad se está replicando en varios estados del país, a través de los Comités Directivos Estatales.

Posteriormente, el Presidente acompañado de más de un centenar de jóvenes se dedicaron a limpiar el río Atoyac, que afecta a más de 2 millones 300 mil pobladores, de 22 municipios de Puebla. Este río es producto de muchas enfermedades entre los pobladores debido a los desechos tóxicos que se arrojan de manera ilegal, procedentes de colonias, fábricas y empresas ubicadas en las cercanías del afluente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *