MUJERES PARALÍMPICAS, PODER E INSPIRACIÓN

AMALIA PÉREZ, LA PERSEVERANCIA ES LA BASE DEL ÉXITO

Amalia Pérez es un referente a nivel internacional, para la disciplina de powerlifting o levantamiento de pesas para atletas en silla de ruedas. Actualmente es tricampeona de Juegos Paralímpicos, monarca mundial de la categoría -61 Kg y campeona paralímpica con récord del orbe en la división -55 Kg, además de sumar los tres últimos cetros de Juegos Parapanamericanos, entre otros logros.

Para México es una de las atletas que más ha hecho brillar el nombre del país en escenarios internacionales, desde su primera presea paralímpica en Sídney 2000, logros por los que se ha hecho acreedora al Premio Nacional de Deportes en tres ocasiones.

Sin embargo, los inicios de la atleta de 43 años no fueron alentadores, ya que la disciplina que eligió, era considerada sólo para la rama varonil, en el programa de Juegos Paralímpicos y tuvo que esperar ocho largos años, en los que nunca dejó de entrenar, antes de ver concretadas sus expectativas.

“Me decían que para que estaba en esta disciplina, si nunca iba a poder asistir a unos Juegos Paralímpicos, pero yo reflexioné que si todos desertamos de lo que no existe, nunca se nos dará una oportunidad, así que soñé y me motivo imaginar que algún día a la rama femenil se le daría ese reconocimiento y lo logramos en Sídney 2000”.

A la pesista le gustó el deporte desde pequeña, a los 6 años entró a natación y después experimentó con todas las disciplinas del deporte paralímpico, que tuvo a su alcance. “Todas me gustaban, porque además de jugar y aprender, me sentía autónoma y autosuficiente”.

Amalia aconseja a todas las mujeres con alguna discapacidad a creer en sí mismas.

“Somos mujeres, somos creadoras, nosotras podemos dar vida y si somos capaces de eso, podemos alcanzar cualquier objetivo, meta o sueño, no tengan miedo, atrévanse a soñar y a disfrutar la vida”.

ÁNGELES ORTIZ, FORTALEZA HECHA MUJER

Para la campeona de lanzamiento de bala, en los Juegos Paralímpicos Londres 2012 y Río 2016, Ángeles Ortiz Hernández, el primer reto a superar, en su camino al éxito deportivo, fue el de aceptarse, como una mujer con discapacidad, ya que en su caso, ésta fue adquirida luego de un doloroso accidente, en el que un conductor en estado de ebriedad fue el causante de que perdiera su pierna izquierda.

Después del trago amargo, buscó sus fortalezas y enfrentó contra viento y marea todos los obstáculos que se le presentaron en el camino, sin perder de vista su objetivo: ser la mejor en su disciplina.

“En el deporte, la primera traba que enfrentas es la de ser mujer, pero además si llegas con una discapacidad, suelen cerrarte la puerta, porque nadie cree en ti, no te conocen, pero debes tener el carácter y la fuerza para imponerte. Ahora toda esa gente que alguna vez me cerró las puertas y que pensó que no lo lograría, se come sus palabras”, compartió la campeona mundial de Doha 2015 y poseedora del récord del orbe.

Ángeles, quien suma en su palmarés récords mundiales, medallas parapanamericanas y paralímpicas y cetros del orbe, reconoció que para una atleta con discapacidad, lo más importante, antes que ganar una medalla, es demostrarse a sí misma que puede superar esa situación, por lo que recomendó a las mujeres en este caso, que lean y estudien mucho sobre el tema, para adquirir las herramientas necesarias para superarse.

LENIA RUVALCABA, FUERTE Y AUTOSUFICIENTE

La campeona de judo en los Juegos Paralímpicos Río 2016, Lenia Ruvalcaba Álvarez recordó que, en su caso, su familia recibió con beneplácito la idea de que entrenaría una disciplina, que es más practicada por hombres que por mujeres, pero hasta la fecha, “la gente se sorprende de que soy judoca y medallista, me preguntan que si soy muy ruda”.

Sin embargo, Lenia Fabiola no se considera ruda, sino fuerte. “Me gusta ser autónoma e independiente, porque creo que eso es lo importante. Soy una deportista que lucha por sus ideales, una deportista fuerte y que busca que el deporte se desarrolle en igualdad, tanto en hombres como en mujeres”.

Para la medallista de oro en los Juegos Parapanamericanos Toronto 2015, la mujer mexicana es trabajadora, autosuficiente y no busca al hombre para su realización.

La primera mujer mexicana en conquistar una presea de oro en el judo, en la máxima justa del deporte adaptado, recomendó a las mujeres con cualquier tipo de discapacidad, que busquen la disciplina que más les guste y la practiquen, ya que les servirá no sólo como rehabilitación y esparcimiento, sino también para fortalecer su carácter y su cuerpo.

NELY MIRANDA, LA DETERMINACIÓN DE ALCANZAR UN SUEÑO

La campeona mundial de natación, en Montreal 2013 y Glasgow 2015, Nely Miranda Herrera tuvo que luchar, primero que nada contra la discapacidad y las secuelas adquiridas, tras un desafortunado accidente, antes de ubicarse entre las mejores atletas de su disciplina, en el plano internacional.

“No fue fácil, fue un reto, pero las mujeres estamos preparadas para retos difíciles y lo enfrentamos con mucha sabiduría”.

Recordó que al principio vio a la natación como una alternativa de curación, no tanto como deporte, pero empezó a apasionarse y después la motivó la posibilidad de representar, primero a su estado y después a su país. El poner en alto el nombre de México la hizo aferrarse a un sueño.

En su camino, la máxima medallista de México, en Juegos Parapanamericanos Toronto 2015, escuchó frases negativas, como “No lo vas a lograr”, “Es muy difícil llegar a unos Juegos Paralímpicos” “Es muy difícil llegar a un Mundial”, pero poco a poco conquistó cada objetivo en su trayectoria deportiva.

Para Nely Edith, la mujer mexicana es exitosa, aguerrida, emprendedora, pero sobre todo apasionada por lo que hace.

“Las mujeres deportistas son unas súper guerreras, porque enfrentan el día a día el papel de ser madres, el papel de trabajar, aparte de estar en el deporte y dar lo mejor de ellas en cada uno de los entrenamientos, ver al deporte como parte de su trabajo y saber que los mismo resultados que se te exigen en una oficina, también te los exigen en el deporte”.

Por último, la sirena de silla de ruedas recomendó a todas las niñas y jóvenes con alguna discapacidad, que quieren practicar un deporte, que se acerquen primero a las asociaciones  o federaciones deportivas para iniciar, “pero independientemente de eso, que se aferren a sus sueños, a sus objetivos y que no permitan que nadie les meta cosas negativas, por el contrario, que demuestren que ellas pueden lograrlo todo”.